Los chabolistas de A Pasaxe denuncian que todavía no se ha realojado a nadie

Las chabolas aún se levantan a la sombra de la ruinosa nave de la Conservera Celta javier alborés
|

La pereza propia de una mañana de festivo se hacía notar ayer en el poblado de A Pasaxe, donde apenas se registraba actividad. Por otro lado, en el núcleo chabolista están acostumbrados a que nada se mueva: sus habitantes denuncian que nadie lo ha abandonado desde que el alcalde, Xulio Ferreiro, visitara el lugar en verano del año pasado para prometerles que se les realojaría. Las trabajadores sociales acudieron hace unos días para hacer un recuento que dejó claro que todavía subsisten en el lugar 30 familias de etnia gitana. Los chabolistas oscilan entre el hartazgo y la decepción.
“Hablan y hablan, pero no hacen nada más que hablar. Vamos a seguir aquí muchos años”, se lamenta un joven llamado Ismael, que vive al lado de la ruina de la Conservera Celta. “Lo único que han hecho es darle 50.000 euros a Arquitectura sin Fronteras”, denuncia otro. Se refería al plan de Hábitat Digno, cuya gestión el Gobierno local ha confiado a esta ONG, que tiene una amplia experiencia en la lucha contra el chabolismo y que ha conseguido realojar a varias familias por su cuenta.
El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, ya había tenido que defender en septiembre la actuación del Gobierno local en este problema ante la patente falta de progresos, escudándose en lo problemático de la situación y afirmando que se está haciendo un trabajo callado. También recordó entonces los problemas que habían surgido con anteriores realojos por acometerlos precipitadamente: “Que pareza que non os hai non significa que non os haxa. É unha cuestión moi complexa”.
En cambio, para los chabolistas es todo muy sencillo: quieren marcharse ya, y no encuentran ningún apoyo. “Estoy harta de hacer números, no paro de buscar pisos, y me dicen que ese no vale”, protesta la esposa de Benjamín Romero, que asegura que están dispuestos a pagar la mitad del alquiler. “Si encontramos uno de 400 euros, les decimos que paguen 200 y nosotros pagamos el resto. Pero dicen que no, que tenemos que encontrar uno por valor de 200. A ver dónde encuentras por aquí un piso por 200 euros”.

mejor en una casa
“Necesitamos que as familias teñan as cuestións ben claras an tes de darlles unha resposta habitacional concreta”, había señalado Varela. Básicamente, las dos opciones disponibles son pisos y casas. Estas últimas son las preferidas por la mayor parte de los chabolistas, que se dedican la chatarra. “Todos esos palés son míos, ¿cómo voy a meterlos en un piso?”, se pregunta Adelaida, otra chabolista.
“Lo que han dicho es que los pisos irán bastante rápido, pero será más difícil lo de las casas. Llevará mucho más tiempo”, señala otra chabolista. Algunos de los pobladores de A Pasaxe llevan allí 20 años, así que la sensación de desencanto es generalizada. “Son unos mentirosos –se lamenta Ismael– dicen que nos van a ayudar, pero aquí estamos”. Por el momento, les alivia el hecho de que el invierno haya sido suave. De momento. “A ver como viene enero”, comentan.

Los chabolistas de A Pasaxe denuncian que todavía no se ha realojado a nadie