La excúpula de Caixanova vuelve al banquillo por un perjuicio a la entidad de 80 millones

El expresidente de Caixanova Julio Fernández Gayoso | archivo ec
|

La Audiencia Nacional investiga a la excúpula de Caixanova, entre ellos, al expresidente Julio Fernández Gayoso, por presunta administración desleal y blanqueo en la concesión de un préstamo a una sociedad vinculada a antiguos gestores de la entidad que generó un perjuicio de 80 millones de euros a la caja.
Además de Fernández Gayoso, las pesquisas del juzgado central de Instrucción número 5 se dirigen contra los exdirectores generales Gregorio Gorriarán y José Luis Pego, quien declaró ayer junto al subdirector general de la caja entre 2009 y 2010, Domingo González, y el director de la oficina principal, José Benito Parente. Tres de los investigados en esta nueva causa –Pego, Gorriarán y Gayoso– ya fueron condenados por este mismo tribunal a dos años de cárcel por el cobro de indemnizaciones millonarias que se concedieron a sí mismos antes de abandonar Novacaixagalicia y que alcanzaron los 22 millones de euros.
Según recoge el auto del juez José de la Mata, la Fiscalía sostiene que en otoño de 2005 Caixanova concedió un crédito a la sociedad Promalar, en la que contaban con intereses el que fuera presidente de la entidad Guillermo Alonso y el consejero Fernando García del Valle, con el objetivo de “ayudar a reflotarla” dadas sus “serias dificultades económicas.
En opinión del Ministerio Público, los máximos gestores gallegos “querían beneficiar económicamente a los accionistas por su estrecha relación” con la caja, “facilitando su salida de la sociedad en condiciones favorables” a pesar de contravenir los intereses de la propia Caixanova.

Simulación de contratos
Para ello, “se simularon contratos que ocultaban la verdadera naturaleza y la finalidad de las operaciones de financiación concedidas a Promalar”, fundada en 1999 por el también investigado Juan Lago, que era su administrador, para la compraventa de inmuebles y la promoción inmobiliaria.

Promalar recibió un préstamo hipotecario de 60 millones de euros y un crédito de la misma cantidad. Luego un nuevo préstamo hipotecario de 9,25 millones de euros y más tarde una póliza de crédito de 5 millones de euros. Estas operaciones tuvieron lugar entre 2005 y 2009. Pero el destino de los fondos no fue reflotar la empresa, sino beneficiar a sus accionistas mediante transferencias a varias cuentas bancarias, según la Fiscalía Anticorrupción.
El magistrado destaca que el daño ocasionado trascendería a los propios intereses de Caixanova al tratarse de una entidad intervenida por el Banco de España y que ha pasado a ser administrada por el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB), por lo que se trata de un caso de “grave repercusión en la seguridad de la economía nacional”.
Para hoy está prevista la comparecencia de Gayoso, Gorriarán y Lago. El pasado 31 de julio, Gayoso salió de prisión. Fue liberado en atención a su avanzada edad –tiene 85 años–.

La excúpula de Caixanova vuelve al banquillo por un perjuicio a la entidad de 80 millones