El cuadro herculino, el más goleado de la categoría de plata

Photo ©2019 23/Lagencia Grosby EXCLUSIVE Real Madrid's James Rodriez's girlfriend, model Shanon de Lima, attends Real Madrid vs Valladolid match on August 24th 2019
|

El RC Deportivo de La Coruña ha comenzado la temporada 19-20 con muchas dudas en defensa, hasta el punto de ser —junto al Tenerife— el cuadro más goleado de la categoría de plata.

Los pupilos de Juan Antonio Anquela han visto perforada su portería en ocho ocasiones en las tres primeras jornadas de la Liga SmartBank, en las que cosecharon un triunfo ante el Oviedo (3-2) y dos derrotas consecutivas a domicilio, frente a Huesca (3-1) y Rayo Vallecano (3-1).

Decimocuarto en la tabla con tres puntos, la sangría de dianas encajada hasta la fecha ha privado a los herculinos de una mejor posición clasificatoria, puesto que los blanquiazules han logrado marcar en todos sus encuentros.

Sin embargo, la fragilidad defensiva está condenando a una escuadra diseñada para aspirar al ascenso.

A pesar del triunfo ante el Oviedo, el telón liguero se abrió en Riazor evidenciando que la zaga coruñesa había sufrido un notable bajón de calidad respecto a la del pasado curso, con Marí y Duarte como pareja de centrales.

El Depor recibió sus dos primeros goles del año, el primero en una jugada de mala suerte, producto de un rebote que impactó en Somma antes de despistar al portero Dani Giménez, y el segundo tras un despiste generalizado que aprovechó Obeng para remachar de cabeza sin oposición un buen centro de Sangalli.

Sin embargo, las carencias en tarea de corte se recrudecieron en los dos encuentros consecutivos que los herculinos disputaron en las jornadas segunda y tercera, en Huesca y Vallecas, respectivamente.

Contra dos adversarios que a priori luchan por los mismos objetivos que el propio Deportivo, el cuadro de Anquela se descosió de manera literal, otorgando a sus rivales numerosas y claras oportunidades de gol.

Tanto en El Alcoraz como en el estadio de Vallecas el resultado fue idéntico, de 3-1, poniendo en relieve los apuros pasados para salvaguardar el marco de un Dani Giménez que por momentos pareció desquiciado por la falta de contundencia de sus compañeros.

Después de la ‘pájara’ de Huesca, en la que Luis Ruiz sustituyó a Diego Caballo —con la nariz fracturada—, el Deportivo afrontaba el pasado domingo una auténtica reválida en el campo del Rayo Vallecano.

Un test de solidez que también suspendió la escuadra blanquiazul, que se puso en ventaja en el marcador por medio de Aketxe en el minuto 6 para posteriormente echar por tierra sus esperanzas de puntuar.  

El canterano Mujaid relevó al lesionado Somma, mientras que Simón relegó a Bóveda a la suplencia, siendo Lampropoulos y Caballo los otros dos componentes de una línea de contención ‘de plastilina’.

Los dos primeros tantos del cuadro rayista desnudaron las miserias herculinas; el 1-1 llegó en un saque de esquina rematado sin oposición y el 2-1 tras la pasividad colectiva de la zaga deportivista.

El cuadro herculino, el más goleado de la categoría de plata