Los homenajes protagonizan la celebración coruñesa de la Pascua Militar

El Ideal Gallego-2016-01-07-011-189917cf
|

La Pascua Militar, una de las principales tradiciones castrenses se celebró un año más en el palacio de la Capitanía General. Como en anteriores ocasiones, el general Francisco Javier Abajo merino, jefe de la Fuerza Logística Operativa (FLO) ostentó la presidencia en representación de Felipe VI. Eso incluyó la entrega de condecoraciones al personal civil y militar del ejército, que tuvo lugar en el salón del trono, donde se celebran las grandes ocasiones. Minutos antes se había celebrado una parada militar donde se le rindieron honores de ordenanza al general Abajo. El acto fue protagonizado por una compañía de honores formada por una escuadra de gastadores venida del aeródromo militar de Santiago, la banda de cornetas y tambores y la de música de la FLO y una sección del Tercio Norte de Infantería de Marina, así como otra de la 15ª zona de la Guardia Civil y una tercera de la propia FLO.  
Ya en el salón del trono, continuó el acto, al que asistieron no solo altos mandos militares, tanto del Ejército como de la Armada, sino también el delegado del Gobierno, José Villanueva, así como el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), Miguel Ángel Cadenas. En cuanto al Ayuntamiento, este año no envió ninguna representación. 
 Uno de los momentos más entrañables tuvo lugar cuando se le entregó un recuerdo al militar más veterano aún con vida. El jubilado, que se desplazaba en silla de ruedas, recibió del general un cuadro con el escudo de la FLO. Después, el general Abajo pronunció un discurso en el que echó la vista atrás, a todo lo realizado durante el año que acaba de concluir. Fue sustituido después por el coronel Amaro, uno de los militares que recibieron una condecoración, siguiendo el esquema habitual de la Pascua Militar.

Los homenajes protagonizan la celebración coruñesa de la Pascua Militar