Medio millar de personas muestra en Coristanco su rechazo a la mina de oro

la marcha tuvo su momento ã¡lgido frente al ayuntamiento, donde se oficiã³ una misa por ambas parroquias raãºl lã³pez
|

Más de medio millar de personas –unas setecientas según la organización– se dieron cita ayer por la tarde en la villa de Coristanco para asistir a la manifestación convocada por la Asociación de Vecinos de Cereo como muestra de su rechazo a la apertura de la mina de oro a cielo abierto prevista para los montes de Corcoesto, en Cabana, y de Cereo y Valenza, en Coristanco.

Simularon con un entierro la muerte de las parroquias a las que afecta el proyecto

Los manifestantes, entre los que se encontraban numerosos vecinos de estas tres parroquias pero también de toda la comarca de Bergantiños, así como representantes políticos y sindicales afines al BNG, simularon una auténtica comitiva fúnebre que partió desde la rotonda del Carrefour y que finalizó delante de la Casa do Concello de Coristanco tras un recorrido de más de un kilómetro, que los participantes consiguieron completar en una hora exhibiendo numerosas pancartas y coreando infinidad de consignas en contra del proyecto de Mineira de Corcoesto-Edgewater.

Una enorme pancarta con el lema “Polo futuro da vida, da auga e da terra... Nón á minería a ceo aberto. Xuntos nós podemos!”, sostenida por miembros de la asociación vecinal de Cereo como su vicepresidenta, Fina Pose Lema, y representantes del BNG (como el portavoz Francisco Jorquera y el concejal carballés Xosé Regueira), de la CIG (como el responsable comarcal Indalecio López) y también de la Federación Rural Galega (Fruga), encabezó esta comitiva fúnebre en la que los vecinos hicieron el recorrido portando dos ataúdes (con los que simulaban la muerte de las parroquias de Santa María de Cereo y de San Pedro de Valenza) y varias coronas de flores, además de camisetas con el lema “Pola vida sin mina” y numerosas pancartas en las que se podían leer frases como “Queremos auga potable e aire limpo, mina non”, “Corcoesto non se vende, se defende, mina non” y vociferando al unísono consignas como “Mina non” o “Non á mina, a mina contamina”.

La cita contó con el apoyo de BNG, CIG y Fruga y de vecinos
de toda la comarca

Todo ello encabezado además por la megafonía de un vehículo desde el que se repetía una y otra vez diferentes versos en rechazo a la mina como “Que será do noso caldo, sen grelos nin patacas, despois de contaminado non o comerán nin as vacas”, “Os que queren a mina que peniña me dan, terán pan para hoxe e fame para mañán”, “Nós dicimos non á mina, a mina non nos escoita, cando chegue o mes de outubro nós seguiremos na loita” o “Esta é a crónica dunha morte anunciada, os veciños estamos tristes e non podemos facer nada” y otros dirigidos al alcalde coristanqués como “O alcalde mirou polo pobo e tamén polos veciños, ata que chegou a mina e lle encheron os bolsillos”.

 

representación

La marcha, en la que la lluvia hizo acto de presencia en varias ocasiones, llegó finalmente a las puertas de la casa consistorial, donde la concentración tuvo su momento más álgido con la multitud de asistentes coreando al unísono consignas como “Alcalde, atende, a auga non se vende” o “Antonio, escoita, a xente está en loita” o “O pobo unido xamais será vencido”, antes de asistir al oficio de una misa en toda regla con párroco y altar incluidos, y ante los ataúdes con los cuerpos presentes de las dos parroquias coristanquesas “fallecidas” a causa de la mina, a las que todos dirigieron sus rezos y oraciones.

Luego, los asistentes dieron “cristiana sepultura a las parroquias de Cereo y Valenza” acompañando a los dos féretros hasta su colocación definitiva a las puertas mismas del Concello, representación con la que los vecinos dieron por concluida esta nueva concentración contra la mina.

Medio millar de personas muestra en Coristanco su rechazo a la mina de oro