Los demócratas apuran los trámites para hacer efectiva la destitución de Trump

Los seguidores de Donald Trump, durante el asedio al Capitolio | WILL OLIVER (efe)
|

Tras uno de los días más convulsos para la historia de EEUU, los demócratas apuran la caída de Donald Trump, que cada ahora que pasa cuenta con menos apoyos. 

La jefa de la Cámara Baja de EEUU, Nancy Pelosi, y Chuck Schumer, el demócrata de mayor rango en el Senado, instaron ayer al vicepresidente Mike Pence a recurrir a la Enmienda 25 de la Constitución y destituir al mandatario del país, Donald Trump. 

Si el Gabinete y el vicepresidente no ejercen la Enmienda 25, “el Congreso puede estar preparado para seguir adelante con el juicio político”, dijo Pelosi en una rueda de prensa un día después del asalto al Congreso que consideran instigado por Trump. 

“Esto es urgente, esta es una emergencia de la mayor magnitud”, agregó Pelosi, quien indicó que la búsqueda de la destitución de Trump es “el sentimiento abrumador” de su grupo. 

Activación inmediata
Por su parte, Schumer aseguró que “la forma más rápida y eficaz de destituir a este presidente de su cargo, algo que se puede hacer hoy, sería que el vicepresidente (Pence) invoque inmediatamente la enmienda 25”. 

Pelosi y el líder de la minoría demócrata del Senado se unieron así a otros miembros de su partido, como la congresista Ilhan Omar, para pedir una iniciativa para destituir a Trump, a quien la clase política coincide en responsabilizar del asalto al Congreso llevado a cabo este miércoles por seguidores radicales del gobernante saliente. 

“Si el vicepresidente y el Gabinete se niegan a levantarse, el Congreso debe volver a reunirse para acusar al presidente Trump” con un juicio político, aseguró el líder demócrata. 

Schumer aseguró que el asalto al Capitolio “fue una insurrección contra Estados Unidos, incitada por el presidente Trump”, por lo que “este presidente no debe ocupar el cargo ni un día más”. 

La Enmienda 25 de la Constitución, creada para abordar las brechas constitucionales existentes sobre la sucesión presidencial en casos de problemas de salud, permite la destitución del mandatario si se determina que es “incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo”. 

Bajo la Sección Cuatro de esta enmienda, el vicepresidente y la mayoría del Gabinete pueden declarar al presidente inhabilitado para dirigir el país. 

Tras los disturbios sin precedentes del miércoles, un número creciente de congresistas demócratas e incluso algún político republicano han pedido la dimisión o un nuevo “impeachment”, juicio político en inglés, contra Trump, pese a que apenas faltan semanas para que entregue el cargo.  

Otros progresistas que han pedido la destitución de Trump por esos hechos son el senador Ed Markey y 17 de los miembros del Comité Judicial del Congreso. 

Si bien las llamadas provienen principalmente de círculos demócratas, hay republicanos como el gobernador de Vermont, Phil Scott, 
Muchos temen que los días que restan para que se cumpla su mandato, Trump pueda tomar decisiones que vayan en contra de los intereses del país, aunque el mandatario rebajó el tono en las últimas horas y dijo que permitirá una “transición ordenada”. 

Los demócratas apuran los trámites para hacer efectiva la destitución de Trump