La reforma para investir a Puigdemont sigue su trámite mientras JxCat perfila el plan

Vista general de la reunión que celebró ayer la Mesa del Parlament | andreu dalmau (efe)
|

La reforma de la ley de la presidencia de la Generalitat y del Govern, impulsada por JxCat para posibilitar una eventual investidura de Carles Puigdemont, superó ayer un nuevo trámite, a la espera de que este grupo parlamentario plantee hoy en Berlín un plan para la formación de gobierno.
La Mesa del Parlament, con mayoría independentista, ha rechazado la petición del PPC de reconsiderar la admisión a trámite de las enmiendas presentadas por JxCat a su propia propuesta de reforma, que se tramita por lectura única.

En su reunión, la Mesa también acordó enviar al Consejo de Garantías Estatutarias las peticiones de Ciudadanos y PSC para que dictamine si la reforma que permitiría a Puigdemont ser investido a distancia como presidente de la Generalitat se adecúa al Estatut de Autonomía y a la Constitución.
El Consejo de Garantías Estatutarias, órgano consultivo de la Generalitat cuyos dictámenes no son vinculantes, dispone ahora de un plazo de siete días hábiles para pronunciarse al respecto.

Trabas judiciales
Uno de los escenarios que está sobre la mesa de JxCat es la posibilidad de volver a insistir en la investidura de Puigdemont, que ante las trabas judiciales que se encontró tras las elecciones del 21 de diciembre acabó renunciando, en marzo, de forma “provisional” a ser investido y propuso a Jordi Sánchez, primero, y a Jordi Turull, después, aunque tampoco lograron su objetivo.

Tras la última negativa del Tribunal Supremo a facilitar la investidura de Sánchez, los diputados de JxCat viajan entre ayer y hoy a Berlín para reunirse con Puigdemont y perfilar la estrategia a seguir en las próximas semanas, con el horizonte del 22 de mayo, plazo límite para investir a un nuevo president y evitar una repetición electoral.

El portavoz del PDeCat en el Senado, Josep Lluís Cleries, aseguró ayer que de la reunión que JxCat mantendrá con Puigdemont en Berlín saldrá un nuevo candidato para la investidura, desde la “fidelidad” a los resultados electorales.

La posibilidad de volver a plantear la investidura de Puigdemont genera desconcierto en el seno de ERC, que considera urgente hacerla “efectiva”, sin especular con elecciones.

Además, la mayoría de la Mesa del Parlament, en manos de JxCat y ERC, descartó ayer revocar el voto delegado de Puigdemont, como había solicitado Ciudadanos y PPC, por lo que le mantiene esa facultad.
La Mesa autorizó el 3 de abril a Puigdemont delegar su voto cuando estaba preso en Alemania, y una vez fue puesto en libertad en ese país, Ciudadanos y PPC considera que se debe revocar aquella decisión.
Sin embargo, fuentes soberanistas defendieron la necesidad de mantener la delegación de voto, porque pesa sobre Puigdemont una euroorden y tiene una “incapacidad manifiesta” para acudir al pleno del Parlament, ya que no puede salir de Alemania por orden de la justicia germana.


Dentro de la reunión de la Mesa, Ciudadanos avisó de que la delegación de voto de personas que están fuera de España podría ser recurrida al Tribunal Constitucional, explicaron fuentes del primer grupo del Parlament.

Por otro lado, la Mesa rechazó reconsiderar la admisión a trámite de las enmiendas sobre la ley de presidencia, con la que JxCat pretende habilitar una eventual investidura a distancia de Puigdemont.
Así, hoy se iniciará el plazo de siete días hábiles para que el Consell de Garantías resuelva los informes que presentan los grupos de la oposición sobre esta reforma de ley.


Por otra parte, el Parlament abordará los decretos del 155 en un pleno el 25 de abril. Según fuentes parlamentarias, los grupos acordaron abordar la validación de estos dos decretos por indicación de los letrados del Parlament y pese a las reticencias iniciales de los grupos independentistas.
Uno de los decretos es para prorrogar los Presupuestos de la Generalitat y el otro es para devolver la paga extra de 2012 a los funcionarios: ambos debían validarse en el último pleno del 5 de abril, pero se retiraron del orden del día a petición de la mayoría independentista.

Inicialmente estaba previsto que en el pleno del 25 de abril se abordaran tres propuestas de resolución de varios grupos, pero la mayoría independentista señalaron que otros grupos también presentaron iniciativas que todavía se están tramitando y apostó por dejar todas las votaciones para un próximo pleno. La oposición expresó su desacuerdo.

La reforma para investir a Puigdemont sigue su trámite mientras JxCat perfila el plan