Alberto Lopo y 1.100 más

Deporte Campeón-9999-99-99-999-3e9f499b
|

Dos nombres sobresalieron en el encuentro de San Mamés, el de Alberto Lopo, por lo que significa su gol y el de los 1.100 aficionados que se dejaron la garganta apoyando a su equipo.
Los deportivistas estuvieron arropados en la grada por mas de mil seguidores que no pararon de gritar en ningún momento, sobre todo cuando el Depor lo necesitaba. Muchos llantos de dolor se convirtieron en lágrimas de alegría en el momento en el que Alberto Lopo perforaba la portería de Herrerín para anotar un tanto que puede valer su peso en oro.

iguala a hierro
El central blanquiazul supero otro récord en San Mamés, o mejor dicho, lo empató, ya que igualó a Fernando Hierro como el jugador que más amarillas ha recibido en Primera División.
El jugador catalán vio la tarjeta amarilla 156 de su carrera en la Liga española al haberse quitado la camiseta para celebrar el gol que dio al conjunto coruñés el empate ante Athletic en el minuto 93 de partido y que puede salvar al equipo.
Esa fue la décimoquinta amonestación que ha recibido esta temporada en el torneo de la regularidad incluyendo las dos que le obligaron a dejar el terreno de juego en el clásico del fútbol gallego ante el Celta de Vigo el pasado 21 de febrero.
Esta temporada, el central blanquiazul ha superado en la clasificación de amonestaciones de la Liga a Patxi Puñal y David Albelda y ha alcanzado a Fernando Hierro.
Lopo debutó en Primera División con el Espanyol en la temporada 1998-99 y dejó el club catalán a la conclusión de la Liga 2005-06 para fichar por el conjunto coruñés, en el que estuvo hasta el descenso de 2011. Después, pasó dos temporadas y media en el Getafe hasta que se reincorporó al Deportivo en el mercado invernal del curso pasado, en el que contribuyó al ascenso del equipo blanquiazul.
Fernando Hierro, al que ha alcanzado en amarillas en Primera, debutó en la categoría con el Valladolid en la temporada 1987-88 y fue incorporado por el Real Madrid en la campaña 1989-90, club en el que permaneció hasta 2003. Fue ‘la guinda’ al partido de Lopo y de los 1.100 que no fallaron en Bilbao.

Alberto Lopo y 1.100 más