La Mesa ignora al Consejo de Garantías y el secretario no firma

Carme Forcadell sale de su despacho | MARTA PéREZ (efe)
|

La maratoniana jornada que se inició en el Parlamento catalán a las nueve de la mañana y que no terminó hasta bien entrada la noche dejó numerosos rifirrafes entre la cuestión política y la administrativa. En casi todos los protagonistas fueron los miembros de la Mesa, que se enfrentaron a los problemas de la tramitación exprés de la legislación de ruptura.
Uno de los momentos más tensos se vivió con la presentación de las enmiendas a la ley de desconexión, ya que la Mesa del Parlament rechazó tramitar las que se referían a la totalidad, presentadas por tres grupos de la oposición (Cs, PSC y Csqep) a la ley del referéndum, al entender que el pleno de la cámara ya había votado que solo se puedan presentar enmiendas al articulado.
Las peticiones de reconsideración de estos tres grupos, para que fuesen admitidas sus enmiendas a la totalidad fueron desestimadas por la mayoría de que dispone JxSí en la Mesa del Parlament y, en consecuencia, no fueron admitidas a trámite.
La Mesa mantuvo durante el día media docena de reuniones para pronunciarse sobre cuestiones relativas a la ley del referéndum, algunas de ellas realizadas conjuntamente con la Junta de Portavoces. En la última reunión, los miembros de la Mesa conocieron un escrito del Consejo de Garantías Estatutarias acerca de la tramitación de la ley de referéndum, que reafirmaba el criterio contrario a tramitar la ley, pero JxSí y la CUP recordaron que los escritos de este órgano no son vinculantes.
Así, fue como la Mesa del Parlament desoyó el acuerdo adoptado por el Consejo de Garantías Estatutarias, que reconocía a la oposición su derecho a solicitar un dictamen a este organismo sobre la ley del referéndum, y esta siguió adelante con la tramitación. Fuentes parlamentarias señalaron que la secretaria primera del Parlament, Anna Simó (ERC), afirmó en la reunión extraordinaria que entre las facultades del Consejo de Garantías no está el decir cómo se tienen que hacer las cosas en la Cámara catalana.

La rúbrica
La otra gran polémica llegó cuando el secretario general del Parlament, Xavier Muro, dejó sin firmar la orden para la admisión a trámite de la ley del referéndum, explicaron varias fuentes parlamentarias a Europa Press.
La mismas fuentes señalan que es imprescindible que cualquier iniciativa parlamentaria tramitada para que se publique luego en el Butlletí Oficial del Parlament (BOP) lleve la rúbrica del secretario del general.
Partidos de la oposición señalan que pidieron explicaciones a la presidenta del Parlament y que Forcadell les dijo que quienes firmaron son los cuatro miembros de JxSí en la Mesa: ella misma, Lluís Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufet. La tramitación de la ley del referéndum ya se ha publicado en el BOP, pero varios grupos de la oposición la consideran “nula de pleno de derecho”.
Creen que sin la firma del secretario general no puede tramitarse la iniciativa, y además recuerdan que un informe de los letrados de la Cámara avisa de que el trámite de esta ley implica desobedecer al Constitucional..

La Mesa ignora al Consejo de Garantías y el secretario no firma