El festival Paredes de Coura cumple 25 años en plena forma

La cita reúne a los festivaleros de Galicia y el norte de Portugal | efe
|

El festival Paredes de Coura, en Portugal, celebraba este año su 25 aniversario y lo hizo por todo lo alto, superando la barrera de las 100.000 personas en cuatro jornadas plagadas de música, calor y buen ambiente.
La cita, que, junto al Primavera Sound de Porto, es desde hace tiempo referencia para festivaleros de Galicia y del norte de Portugal, arrancó en la mitad de la semana pasada en la playa fluvial de Taboão.
Con una afluencia media de más de 20.000 personas por día (el dato del sábado alcanzó las 27.000) y multiplicando las cifras de hace una década, el palco principal acogió el miércoles a modo de aperitivo a los ingleses “The Wedding Present” tocando su álbum de debut, “George Best” (1987), y a los clásicos de la escena rock lusa “Mão Morta”.
Les siguieron la banda electrónica “Beak” (el otro proyecto de Geoff Barrow de “Portishead”); los estadounidenses “Future Islands” y una de las artistas más esperadas de todo el cartel, la escritora y rapera Kate Tempest. El jueves, a una temperatura que invitaba a refrescarse en las frías aguas del río Coura, la música empezó ya de tarde en el palco Jazz na Relva.
Dentro del recinto aguardaba una potente sucesión de actuaciones que empezó con los norteamericanos “Car Seat Headrest” y siguió con el jovencísimo e irreverente King Krule, uno de los más aclamados y cuyo sonido hizo vibrar todavía más al público.
Llegó la sexta-feira, es decir, el viernes, y todas las miradas se centraban en “Beach House”, pero se hicieron de rogar con una tardanza de casi tres cuartos de hora, cosa nada habitual en un evento bien organizado y cumplidor con los horarios. Con todo, el dream pop de los de Baltimore calmó los ánimos de los espectadores y elevó la noche a uno de sus puntos álgidos.
“¡BEN-JA-MIN!” El cierre de esta edición será recordado como la velada (la del sábado) en que el londinense Benjamin Clementine se metió en el bolsillo a medio Portugal, y demostró que lo suyo es mucho más que una buena historia para ser contada. l

El festival Paredes de Coura cumple 25 años en plena forma