Baltar admite que el despido colectivo es una medida de futuro, pero “dolorosa”

|

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, asegura que el Expediente de Despido Colectivo (EDC) que afecta a 28 personas puesto en marcha en esa institución, si bien es una medida “dolorosa” resulta “imprescindible”: “Es dolorosísimo por lo que supone” pero un proceso necesario para un ente provincial “viable que realmente opere y defienda los intereses de la provincia”.

A finales de 2013, afirma Baltar Blanco, la diputación tendrá “un 25% menos” de trabajadores que cuando tomó las riendas, en febrero de 2012, “menos músculo de personal pero más centrado en competencias propias y apoyo a ayuntamientos”, precisa.

De los reproches de la oposición por incorporar dos asesores pese a este proceso, indica que “han criticado los de siempre” y apunta: “Juzgo que la de Ourense debe ser en estos momentos la Diputación de Galicia que, aún incrementando esos dos asesores, cuatro por tanto del presidente, siga como la que menos tiene. La Diputación de Lugo cuenta con 27, por poner un ejemplo”.

Baltar Blanco los considera necesarios, uno de ellos en materia cultural, porque la actividad en este campo es prolífica con el Teatro Principal, el Centro Cultural o la Real Banda de Gaitas, y otro para la asesoría técnica en materia jurídica, “para potenciar esas solicitudes que todos los ayuntamientos nos dirigen diariamente de cara a suplir las carencia de medios y recursos humanos”.

El titular de la Diputación ourensana considera “demagogia” relacionar un asunto y otro, como hacen PSdeG y BNG.

Baltar admite que el despido colectivo es una medida de futuro, pero “dolorosa”