Mas afirma que les encontrarán de pie pese a que les querían arrodillados

05/02/2017 Joana Ortega, Artur Mas e Irene Rigau. El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha defendido este domingo la celebración del proceso participativo del 9 de noviembre de 2014 por el que será juzgado este lunes junto a las excon
|

El expresidente de la Generalitat Artur Mas defendió ayer la celebración del proceso participativo del 9 de noviembre de 2014 por el que será juzgado ayer junto a las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega: “Hicimos lo que teníamos que hacer, lo volveríamos a hacer y entraremos en el tribunal con la cara bien alta. Nos querían arrodillados y nos encontrarán de pie”.
En rueda de prensa en el Museu d’História de Cataluña junto a Ortega y Rigau, Mas aseguró que no deben “pedir perdón por nada” ya que cumplieron lo que entendió como una demanda mayoritaria de la sociedad catalana: votar sobre el futuro.

lección de democracia
“Mucha gente se movilizó a fondo para que Cataluña pudiera expresar libremente su opinión y desde el Govern lo canalizamos”, aseguró frente a varios consellers del actual Ejecutivo catalán, así como al portavoz del PDeCat en el Congreso y también investigado por el 9-N, Francesc Homs, y a miembros del partido.
Mas defendió que, ante la demanda de una votación, defendió el proceso participativo en el que votaron más de dos millones de personas que “dieron una lección de democracia y sentido de futuro ante Cataluña, el conjunto de España y todo el mundo”.
“El 9 de noviembre, Cataluña perdió el miedo a aquel Estado español que actuaba para silenciar nuestra voz. El día que pierdes el miedo eres más libre y el 10 de noviembre Cataluña era más libre que antes de poner las urnas”, ha sostenido, y recordó que se reivindicó ya entonces a sí mismo como responsable máximo del 9-N.
No obstante, lamentó que al haberlo llevado a cabo pese a las advertencias del Estado y pese al cambio de formato de consulta a proceso participativo se haya pretendido, a su entender, aplicar un castigo ejemplar a sus promotores: “Chocamos contra un estado intolerante, de talante poco democrático, de “ordeno y mando”, que no tolera la discrepancia”.
Asimismo, Mas destacó que ni Ortega ni Rigau ni él buscan ser inhabilitados porque no son “ni mártires ni héroes” y anunció que, en caso de que sea así, recurrirán la decisión al Tribunal de Estrasburgo porque, según él, permitir una votación no puede ser delito.
Cuando fue preguntado sobre si contempla presentarse como candidato del PDeCat a unas próximas elecciones en Cataluña, Mas, respondió que “si al final Cataluña sale adelante y se convierte en un Estado, la legislación española no tendrá ningún efecto”. n

Mas afirma que les encontrarán de pie pese a que les querían arrodillados