Las Google Glass podrían llegar al mercado en 2016

Una mujer con las gafas Google Glass. EFE/Archivo

Las "Google glass" o gafas "inteligentes" podrían comercializarse definitivamente en 2016 aunque aún queda "camino por recorrer" antes de llegar al mercado, según ha explicado hoy el fundador de la empresa Droiders, Julián Beltrán, en la última jornada del Foro Internacional de Contenidos Digitales (Ficod).

Droiders es una de las dos empresas españolas que participan en el desarrollo de este dispositivo que "nos devolverá esa mano que nos han quitado los móviles, además de permitirnos mirar hacia delante cuando las usamos y comunicarnos por voz en tiempo real", según Beltrán.

Este experto es uno de los que ha participado en el seminario sobre "wearables" o tecnología "vestible" que se ha celebrado hoy en el Ficod y que ha contado con la participación de diferentes expertos del sector, moderados por la periodista de EFEfuturo, Amaya Quincoces.

Beltrán ha añadido que en los últimos ocho años ha cambiado mucho la forma de acceder a la tecnología y que en el futuro cambiará aún más con dispositivos como estas gafas "inteligentes" capaces de "transmitir en tiempo real sin necesidad de usar las manos".

Ha asegurado que, aunque todavía no están en el mercado, es una tecnología que, sólo en América cuenta con un "12 por ciento de los ciudadanos que quiere comprar unas, lo que supone un mercado de 21,6 millones de usuarios".

El crecimiento esperado es de tal calibre que incluso "podrían llegar a convertirse en una alternativa al i-phone".

Beltrán ha insistido en la utilidad de este dispositivo tanto para formación como para medicina, en una diversidad de utilidades: "las gafas pueden leer a los ciegos lo que tienen delante sin necesidad de otra persona, por ejemplo, y un médico puede pedir consejo o ver sobre una realidad aumentada cómo hacer una cirugía".

De hecho, en el campo médico serán, pronostica, "especialmente útiles" porque "podrían evitar el 74 por ciento de las complicaciones en cirugía, que surgen por no seguir todos los pasos del protocolo de intervención".

El director de mercadotecnia de Fitbit, Benoît Raimbout, ha sido otro de los ponentes de este seminario, donde ha aprovechado para hablar sobre las pulseras conectadas en red, que pueden "ayudar a los usuarios a vivir una vida más activa y más sana, además de a comer y dormir mejor".

"Estas pulseras hacen un dibujo completo de tu salud y de tu forma física, monitorizan tu actividad y recomiendan cómo medir tu peso, tu ejercicio, tu sueño o tus comidas", ha señalado, antes de aportar un dato espectacular: "el 74 por ciento de los usuarios perdieron peso al primer mes de usarlas".

Este experto ha asegurado que apuesta por el mercado de la tecnología vestible porque las previsiones para el año 2018 cifran la producción en 112 millones de unidades, es decir, que "el mercado del futuro se multiplicará por seis en comparación con el actual".

Por último, ha insistido en que cuanto mayor sea la monitorización de datos, mayor será también la motivación por parte del usuario ya que "mostrar tus metas en la comunidad es muy importante para marcarte tus propios propósitos y competir con otros".

Las Google Glass podrían llegar al mercado en 2016

Te puede interesar