El Ayuntamiento reduce un 40% la oferta de cursos para desempleados

Inauguración del vivero de empresas de la ciudad Accede Papagayo, que dispone de 74 módulos centrados en la innovación | Patricia G. Fraga
|

En el 2016, el Ayuntamiento ofreció un total de 68 cursos para personas en paro desde el Servicio Municipal de Empleo, lo que supone una disminución del 40% en comparación con los ofertados en 2015, cuando se impartieron un total de 115.
Así se deduce de los datos que aporta la memoria de gestión del Gobierno local, en la que se puede constatar un descenso generalizado no solo de la oferta sino también de usuarios, pasando de 9.052 en 2014 a 5.568 en 2016.
Uno de los pilares sobre los que se asienta este servicio son los talleres grupales del programa de información y orientación laboral (PIOL), una actividad que también ha menguado en comparación con los años anteriores. Frente a los 99 talleres ofrecidos en 2014, el año pasado solo se impartieron 76, de los que se beneficiaron unas 300 personas menos. Este patrón se repite a la hora de solicitar una cita individual de orientación, 41 personas menos que en 2015 y 163 usuarios menos que en 2014. Un descenso que desde el Ayuntamiento relacionan con la reducción del paro durante este período, ya que hubo menos demandantes de empleo. El número de coruñeses en situación de desempleo se redujo en más de 3.000 personas desde 2014 a 2016.

Perfil mayoritario
Respecto al perfil mayoritario de los asistentes no se han registrado grandes cambios de tendencia. En 2016 aumentó el procentaje de hombres que acudieron a los talleres, representando el 64% del total de alumnos, mientras que en 2015 el número de hombres y mujeres estaba prácticamente igualado. Muchas de estas personas acuden al taller como medio para conseguir una justificación que constate que la persona en cuestión busca trabajo, uno de los requisitos demandados a la hora de recibir prestaciones por desempleo u otras ayudas públicas.
Casi la mitad de los asistentes a los cursos grupales para desempleados tenían edades comprendidas entre 31 y 45 años, al igual que en años anteriores.
En cuanto a la vida laboral de los inscritos, en 2016 se registró un aumento del porcentaje de alumnos con experiencia previa, subiendo hasta el 95% del total, y disminuyó el número de asistentes con paro de larga duración, ya que casi el 70% de los participantes llevaba menos de un año dado de alta como demandante de empleo en el municipio.

Externalización
En este sentido, en 2016 el Gobierno local inició el proceso para volver a externalizar el taller grupal de información general para la búsqueda de empleo con el fin de “optimizar os recursos propios do Concello, dedicándoos exclusivamente á orientación individual”, tal y como se recoje en la memoria de gestión.
El curso de formación ocupacional más demando en 2016 fue el de carretilla elevadora de carga, seguido del de manipulación de alimentos, ambos de corta duración. Respecto a los de larga duración (más de 500 horas) los más solicitados fueron los de soldadura con electrodo, creación de apliaciones en el teléfono, montaje de redes locales de datos y fibra óptica, eficiencia energétia en edificios y pintura decorativa en contrucción.
De nuevo el perfil mayoritario fue el de un varón de entre 31 y 45 años, motivado en parte por las especialidades ofrecidas en los cursos de formación ocupacional, con una mayor demanda masculina y que revela la persistencia de tradiciones sociolaborales.

El Ayuntamiento reduce un 40% la oferta de cursos para desempleados