La Marea mantiene las trabas al plan de transporte de la Xunta sin dar soluciones

|

El centro de la ciudad continúa a la espera de la llegada de los autobuses del transporte interurbano mientras el Gobierno municipal reitera sus críticas al plan de la Xunta sin proponer soluciones. El alcalde, Xulio Ferreiro, insistió ayer en su desacuerdo con el proyecto y en que esperan por una entrevista con la conselleira de Infraestruturas y a la creación de la comisión de seguimiento del plan de accesibilidad de autobuses al centro para poder avanzar.
A pesar de que la Administración autonómica contaba con tener el plan en funcionamiento esta primavera, las trabas puestas desde el Gobierno local, apoyadas por varios ayuntamientos del área metropolitana, están dilatando un proyecto que no estará en marcha hasta el verano en el mejor de los casos.
Xulio Ferreiro recordó ayer que el Ayuntamiento no está de acuerdo con el proyecto de la Xunta y defiende que son “favorables a un plan que contemple a área metropolitana no seu conxunto, a entenda como unha realidade única e poidamos deseñar unha malla de transporte”. Esa es la idea que defiende la Marea, que dista de lo propuesto desde la Consellería de Infraestruturas e Vivenda. “A Xunta saca a exposición pública determinadas liñas e con esa visión, eu diría do século pasado de liñas desconexas entre si, e que non están nunha visión conxunta da área metropolitana”, aseguró ayer el alcalde, quien culpó a la administración autonómica de que el plan todavía no esté en funcionamiento.

Dos cuestiones
Desde el Gobierno local insisten en dos cuestiones clave para desbloquear la situación. Por una parte, mantener una entrevista con la conselleira Ethel Vázquez que fue solicitada hace meses sin respuesta, según explicó el regidor. Mientras, la responsable del área de Infraestruturas e Vivenda de la Xunta defiende que la solicitud encabezada por Ferreiro y apoyada por siete alcaldes del área metropolitana fue respondida cuando les invitó a tratar el asunto en la comisión de seguimiento del transporte metropolitano del pasado 11 de abril, a la que no acudió ningún miembro de la corporación municipal.
Una semana después se celebró de nuevo en A Coruña otro encuentro de este órgano, en el que sí estuvieron la conselleira y el concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío. Sin embargo, estas reuniones no satisfacen al Gobierno municipal, que sigue a la espera de una entrevista con Ethel Vázquez. Esta situación llevó en los últimos días al Ayuntamiento a pedir la mediación del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.
La otra cuestión que reclama el Gobierno local es la puesta en marcha de una comisión de seguimiento a través de la cual llevar a cabo la evaluación del plan una vez que entre en funcionamiento. Este sería el órgano encargado de tratar las posibles mejoras, cambios o problemas que pueda presentar el proyecto. Aquí, ambas administraciones vuelven a poner de manifiesto unas diferencias que están retrasando una medida destinada a reducir el uso del vehículo privado y a mejorar la conexión entre el centro de la ciudad y las localidades del entorno metropolitano.
La Marea quería quedarse con la presidencia de este órgano y que la Xunta se hiciese con la secretaría, mientras que la Administración autonómica defiende que el reparto de papeles debe ser justo el contrario ya que el plan de accesibilidad es un proyecto que diseñaron ellos.
Además, desde la Consellería de Infraestruturas e Vivenda explican en su contrapropuesta que los acuerdos alcanzados en este órgano nunca actuarán en perjuicio de las decisiones que pueda tomar la comisión de seguimiento del Plan de Transporte Metropolitano en el área de A Coruña.
Finalmente, todas las propuestas de corrección, mejora e incluso anulación o rediseño que se hagan desde la comisión de seguimiento del plan de accesibilidad tendrán que pasar también por el órgano dependiente del plan de transporte metropolitano, según la Xunta. 
El Ayuntamiento también quería que se mantuviese informada de todos los acuerdos y asuntos tratados a la Mesa de Alcaldes del Área Metropolitana, algo que desde Infraestruturas e Vivenda no consideran oportuno.

Sin licencias
El plan de accesibilidad del transporte interurbano al centro de la ciudad es un proyecto diseñado por la Xunta, aunque depende del Gobierno local para llevar a cabo algunas actuaciones. 
Por ejemplo, la Administración autonómica necesita realizar obras de adecuación en las paradas de la plaza de Ourense y de Entrejardines para que funcionen correctamente con el nuevo volumen de autobuses que deberán asumir.
Para la realización de estos trabajos la consellería necesita que el Gobierno local le otorgue las respectivas licencias de obra, algo que todavía no se produjo. La solicitud para las obras en el primero de estos emplazamientos se realizó el pasado 11 de abril, mientras que ocho días después se pidió el permiso para la adecuación de Entrejardines. l

La Marea mantiene las trabas al plan de transporte de la Xunta sin dar soluciones