Las velas sustituyen a la electricidad en la hora del planeta en María Pita

|

A las nueve y media de ayer el reloj marcó la hora del planeta en A Coruña, acto simbólico promovido por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF en sus siglas en inglés). El palacio municipal, la Domus, la cúpula del monte de San Pedro, el Millennium o la Torre de Hércules se apagaron durante sesenta minutos, pero lo hicieron con un retraso de una hora con el resto del país, como si por la ría de O Burgo pasara la línea de un meridiano inexistente. La razón es, según el Ayuntamiento, que así coinciden con el anochecer, “haciendo que el apagado de los edificios sea una acción que destaque sobre el entorno”. De esta manera, el gobierno local quiere hacer propio el lema del WWF “Apaga la luz, enciende el planeta”.

Pero no solo los edificios municipales participaron ayer en la iniciativa. También lo hicieron, aunque a la misma hora programada en el resto de España, los de la fundaciones Novacaixagalicia, Banco Pastor y Barrié de la Maza, así como grandes centros comerciales (El Corte Inglés, Dolce Vita) y otros centros públicos como la oficina de Correos, cuyo emblemático edificio de La Marina también se vio sumido en la oscuridad.

 

Encuentro > También se celebró a las 21.30 horas un encendido de velas en la plaza de María Pita, donde también los locales de hostelería colaboraron apagando su alumbrado. Incluso la asociación astronómica Ío aprovechó el evento para realizar actividades de observación celeste dado que la oscuridad permitía ver astros que normalmente se ocultan a al vista debido a la contaminación lumínica, aunque el resto de las luces de la ciudad siguieron haciendo la observación difícil.

El Ayuntamiento divulgó también algunos de las propuestas de eficiencia energética que figuran en la web www.horadelplaneta.es que, según fuentes municipales, A Coruña adoptará a corto plazo, como cambiar las bombillas de las oficinas por otras más eficientes o emplear lámparas de sodio de alta presión o LED en el alumbrado público o sustituir los monitores y otros equipos electrónicos por modelos más eficientes. Existen otros proyectos, como el de los paneles solares de la piscina de Riazor.

Las velas sustituyen a la electricidad en la hora del planeta en María Pita