El precio del marisco y el pescado inicia su ascenso y dispara la demanda para congelar de cara a la Navidad

El Ideal Gallego-2018-12-09-011-8ebdbd4a
|

El precio del marisco y el pescado ha comenzado a subir en las subastas de la Lonja y, en consecuencia, ese incremento se ha trasladado ya a las pescaderías. Aunque algunos coruñeses habían adelantado las compras de sus menús navideños hace algunas semanas, el ver que los costes van a ir subiendo ha disparado la demanda de todo aquello que se pueda congelar. Incluso las carnicerías de los mercados detectan más ventas por el temor de los consumidores a que la factura final de la comida de las fiestas se les vaya de las manos si esperan.

Aunque este viernes la descarga de pescado en el Muro se incrementó y rebajó un poco los costes del pescado y el marisco en los mercados municipales, lo cierto es que la escasez de algunas especies venía marcando la economía del hogar. Los temporales que dificultaban el trabajo de la flota han amainado, o eso parece, pero pese a bajadas puntuales los precios de los víveres toman ahora un camino ascendente de cara a la Navidad. 

“Hasta ayer (por el viernes)hubo poco pescado y fue todo lo que le subió el precio: la inercia por las fiestas más la escasez”, decía el responsable del departamento de cancha de la Lonja, Ignacio Iglesias, este mismo viernes. Los costes en plazas como la de Lugo estaban comedidos por la mayor cantidad descargada pero lo cierto es que los rangos propios de los festejos empiezan a detectarse en varios productos. 

La lubina podía encontrarse por 28 euros el kilo, el rape rondaban los 20 euros y había pargos a 22 euros. Los calamares seguían su línea habitual y los sargos, por 17 euros, se podían considerar un buen precio. En el capítulo de los mariscos, la centolla que hace unas semanas se localizaba a 15 o a 20 euros el kilo ha pasado a valer entre 25 y 30 euros. 

El bogavante de buen tamaño rondó los 90 euros, al igual que el camarón grande, y los santiaguiños –un producto que solo reaparece en esta época del año– se distribuyeron en algunos puestos a 85 euros cuando hace escasos días se había vendido cinco euros por debajo. 

Con este panorama, cada vez más consumidores están acudiendo para acelerar sus adquisiciones para Nochebuena y guardar todo en el congelador. Dicen en las plazas que lo que más se pide es aquello que “congela bien, como puede ser el rape”. Cada año se utiliza más esa estrategia. 

Fuera de lo habitual
Pero no solo en los productos del mar, sino también en las carnicerías donde se nota el mismo temor a que las tarifas vayan al alza. Sin embargo, en algunos establecimientos de la céntrica instalación aseguraban que mantendrán los mismos precios que el año pasado. 

No obstante, como es previsible, al contar con productos como el cordero o el cabrito –que no están disponibles el resto del año, salvo para encargos– sí habrá una variación de gasto con respecto a la carne que se adquiere normalmente. En el baile prenavideño también han entrado las floristerías, que este puente aprovecharon para despachar árboles y flores de Pascua.

El precio del marisco y el pescado inicia su ascenso y dispara la demanda para congelar de cara a la Navidad