Consideran que la “vida útil” del edificio debería calcularse desde la rehabilitación

|

A la espera de que los peritos del Ayuntamiento comparezcan ante el alto tribunal gallego el día 19 para defender la inejecución del derribo, el informe presentando por la parte demandante parece más que sólido para demostrar la ilegalidad de las obras realizadas en el Conde de Fenosa. Alberto Unsaín y Miguel Silva ponen en duda, incluso, uno de los principales argumentos del gobierno local para evitar el derribo.
Este se basa en el concepto de la “vida útil” del edificio que esta próximo a cumplir los 50 años (la parte original se construyó en 1964), con lo cual, la demolición podría entrañar riesgos estructurales. Sin embargo, los arquitectos rechazan esta teoría y señalan que, en este caso, la vida útil del inmueble debería computarse a partir de la rehabilitación del 98. “Si vendieron  viviendas de lujo hace 14 años, no pueden decir ahora que la vida útil del edificio se cumplirá en 2014, en todo caso se debe calcular a partir de la reforma integral”, indicó Alberto Unsaín.
Al igual que ya había hecho el denunciante, Valentín Souto, los técnicos creen que el gobierno municipal está intentando “ganar tiempo”, hasta que se apruebe el nuevo plan general y con ello la normativa por la que se declararían legales aquellos edificios “fuera de ordenación”, entre ellos, el Conde de Fenosa. n d.g.

Consideran que la “vida útil” del edificio debería calcularse desde la rehabilitación