Cerca de 70.000 coruñeses reciben a los Reyes en donde “ninguén é forasteiro”

El Ideal Gallego-2016-01-06-010-13a53308
|

A lo largo de las calles de la ciudad en la que “ninguén é forasteiro”, como rezaba la carroza de Coca-Cola, casi 70.000 personas se congregaron para ver y recibir a Melchor, Gaspar y Baltasar.
El desfile de este año quería reflejar el carácter “acogedor” y “multicultural” de A Coruña, aseguraban desde el Ayuntamiento. Así que, en algunas de los quince carruajes que desfilaron por los barrios se podían leer palabras como “igualdade” y otras portaban elementos característicos de la ciudad como la Torre de Hércules o el Obelisco.
De esas quince carrozas, ocho eran municipales. Entre ellas se encontraba la de los bomberos, que fueron de los más aclamados de un desfile de inspiración circense con acróbatas, músicos, malabaristas o payasos que alegraron la tarde de un multitudinario público, que en algunos casos se posicionaron en el lugar elegido una hora antes para no perderse ni un detalle.
La lluvia intermitente no fue óbice para que los niños llenasen las calles y pudiesen coger alguno de los caramelos que se repartieron a lo largo de un recorrido de más de tres horas. El medio millar de personas que formaban parte de la comitiva lanzaron hasta quince toneladas de dulces aptos para celíacos.

llegada en tren
Sus Majestades salieron de la estación de tren a las cinco de la tarde, en donde fueron recibidos por el alcalde, Xulio Ferreiro, quien les dio la bienvenida a la ciudad herculina. 
Después de saludar a los pequeños que se agolpaban en el andén, las personalidades de Oriente comenzaron su visita por las calles de la ciudad. Un pitufo gigante anunciaba la llegada del cortejo real. El hinchable no pudo terminar el recorrido, a pesar de que sus portadores se las ingeniaron para lograr que el contrincante de Gargamel pasase por debajo del puente de Cuatro Caminos.
Poco a poco, la comitiva iba avanzando hasta llegar a María Pita. Llegaron a los pies de la casa consistorial con la lluvia de acompañante, pero allí también se congregaron centenares de personas que paraguas en mano aguantaron las inclemencias del tiempo para ver de cerca a Melchor, Gaspar y Baltasar.
De nuevo, Ferreiro saludó a personajes tan ilustres en la propia plaza. De allí, les acompañó hasta el balcón municipal en donde Sus Majestades le pidieron a los pequeños que se diesen cuenta de “que non hai                                     xoguetes de nenas nin traballos de nenos” y que “os xogos son mellores cando se fan todos xuntos”. 
Después de los aplausos oportunos, las miradas se giraron para ver el espectáculo infantil que daba comienzo. Sobre el escenario se subió la compañía Migallas Teatro para interpretar su show “Vai ser boa”, inspirado en el libro “Pan de millo”.

Cerca de 70.000 coruñeses reciben a los Reyes en donde “ninguén é forasteiro”