Vence mantiene en el aire la candidatura nacionalista local

Xabier Vence, en el desayuno del Colexio de Periodistas SUSY SUÀREZ
|

Todavía quedan casi dos años para las próximas elecciones municipales, y eso en política es mucho tiempo. Por eso cuando al portavoz del BNG, Xabier Vence, le preguntaron si Xosé  Manuel Carril sería el candidato nacionalista en esos comicios, se lo tomó con calma. “No BNG non hai nada na axenda dos municipios, estamos mais preocupados polo traballo diario”.  Por su parte, no tuvo ningún problema en calificar de “espléndida” la labor que está haciendo el grupo municipal de su partido en la rueda de prensa que ofreció después de que se reuniera con los medios de comunicación en el desayuno de redacción del Colexio de Xornalistas de Galicia, en la Fundación Novagalicia,
Vence apreció sobre todo la difícil transición que tuvo que afrontar Carril después de que históricos concejales nacionalistas se retirarán de primera linea,  y la forma de afrontar la gestión del alcalde, el popular Carlos Negreira, a la que tachó de “absolutamente irresponsable e retrógrado”  que “nos devolve a forma de gobernar doutras épocas” pero señaló que la elección del  actual portavoz local como candidato debe realizarse “no seu momento, no que a asamblea local se pronunciará, escollerase un candidato”.
 Actualmente el Bloque cuenta con cuatro ediles, con los que no puede hacer frente al a mayoría absoluta con la que cuenta el partido conservador, por lo que la labor de Carril no es fácil, sobre todo teniendo en cuenta que el PSOE sigue siendo el principal partido en la oposición. Por su parte, EU cuenta con su propio concejal, César Santiso, con lo que la corporación local exhibe una proporción de fuerzas muy parecida a la del parlamento gallego.

curando fracturas
Vence, por su parte, lleva ocho meses a la cabeza del BNG, tiempo que, asegura, ha invertido en sanar las fracturas que dejó la escisión del AGE y su colación con EU para formar Anova. Vence espera poder cerrar la brecha antes de las próximas elecciones autonómicas, sobre todo porque considera que “a masa social” que votó a la nueva lo hizo arrastrada por el carisma de su líder, el veterano nacionalista Xosé Manuel Beiras, y que poco a poco se dan cuenta de que no existe un verdadero proyecto político.
Pero Vence está en contra de una coalición de izquierdas con IU, puesto que recela de cualquier partido que tenga que seguir las directrices que se le imponen fuera de España. Y por eso, aunque “non sexa hoxe nin mañá”, el BNG confía en gobernar A Coruña y Galicia sin socios incómodos. 

Vence mantiene en el aire la candidatura nacionalista local