Hombres contra niños

Deporte Campeón-2014-03-15-004-c1a47964
|

El tren del ascenso se detendrá esta tarde en el apeadero de Riazor y el Deportivo no puede dejar pasar la oportunidad de sumar tres puntos vitales para relanzar su marcha hacia Primera.
Mucho más si cabe después de las dudas que han surgido alrededor del equipo, que protagonizó un inesperado frenazo como el del pasado fin de semana en Miranda de Ebro.
Solo el desacierto de sus rivales en la lucha por los puestos privilegiados de Segunda han permitido a la escuadra de Fernando Vázquez mantenerse en puestos de ascenso directo.
Hasta el mejor escribano echa un borrón y, en este sentido, el deportivismo confía a ciegas en que su equipo sea capaz esta tarde a partir de las 20.00 horas de deshacerse de un filial azulgrana tan inexperto como peligroso.
Y es que los chicos de La Masía, entrenados por Eusebio Sacristán, llegan a Riazor con la tranquilidad de haber logrado dos triunfos consecutivos con los que pusieron tierra de por medio respecto al descenso.
Sin embargo, la motivación y experiencia de un cuadro con hombres más ‘hechos’ en la élite deben ser argumentos de suficiente peso como para que la balanza se incline del lado local.
El máximo responsable del banquillo deportivista, Fernando Vázquez, se las ha ingeniado esta semana para optimizar el juego colectivo de su grupo y apostará por el mismo bloque que cayó 1-0 ante el Mirandés, en un partido tan grisáceo como conservador por parte del míster de Castrofeito.
Una victoria sería el mejor bálsamo para recuperar la velocidad de crucero para poder abrir brecha respecto a sus máximos competidores y, al tiempo, acallar las críticas de los más puristas, que no acaban de disfrutar de un juego hilvanado consistente de sus futbolistas.
Para recibir a los ‘triunfitos’ del Barcelona B, el técnico Vázquez apostará bajo palos por Germán Lux, que ya cuajó una más que destacada actuación en Anduva. La línea defensiva no sufrirá modificaciones importantes, con Marceha e Insua en el eje de la zaga, flanqueados por Laure en la derecha y Diego Seoane en la izquierda.
La manija en la medular será para el ‘10’, un Juan Domínguez que debe recuperar su clase imperial para guiar al Depor hacia los tres puntos, siempre secundado por su fiel escudero, Álex Bergantiños.
En el costado derecho formará de inicio el talentoso Juan Carlos, futbolista que con el espacio de Riazor y los metros que concede el Barça B puede ser letal; en la izquierda Rabello aportará su verticalidad, alternando funciones con el mediapunta costamarfileño Ibrahim Sissoko, que se encuentra en franca progresión desde su llegada en el mercado de invierno.
La punta de lanza será para el ‘killer’ Toché, autor ya de cuatro goles también desde enero; el ariete murciano, que viene de destaparse con unas declaraciones en las que consideraba innecesaria la contratación de Diego Ifrán, seguirá a lo suyo, transformar en gol todo lo que cae en sus inmediaciones.
El delantero de la Real Sociedad, cedido al Depor esta misma semana, ha llegado con el tiempo justo a A Coruña y no ha podido entrar en la nómina de elegidos por su técnico, al igual que el lesionado de larga duración Diogo Salomao o el sancionado Luisinho, que cumplirá hoy el segundo de sus cuatro duelos de castigo. A lo largo de toda la semana, el cuerpo técnico blanquiazul ha estado haciendo hincapié en la mejor manera de frenar a jóvenes talentos de la talla de Adama Traoré o el joven gallego Denis Suárez.
Sin duda la concentración en acciones puntuales como el balón parado, así como la experiencia a la hora de serenar el ímpetu visitante y templar el ritmo de la contienda pueden ser claves para encarrilar la séptima victoria en casa del curso 2013-14.
Y es que el coliseo de Riazor debe volver a convertirse en un bastión inexpugnable hasta que la Liga eche el candado; seis triunfos, otros tantos empates y tres derrotas se antojan un balance pobre para aspirar a volver a brillar el próximo año en la ‘Liga de las Estrellas’.
La hinchada coruñesa se ha conjurado todavía con más fuerza para guiar a su escuadra hacia el éxito; con la venta de las polémicas entradas de acompañante, el estadio herculino registrará una afluencia de espectadores más que notable.
Muchas de las miradas estarán puestas también en el colegiado del encuentro, el riojano Ocón Arraiz; el polémico penalti señalado en contra del Depor el pasado sábado en Miranda no ha hecho sino acentuar el nerviosismo de la parroquia coruñesa respecto a los trencillas.
Ocón trae buenos recuerdos esta temporada para los blanquiazules, toda vez que con él han conquistado tres puntos de una manera más que contundente esta campaña ante el Sabadell (0-3). Vencer esta noche sería un aldabonazo moral fabuloso antes de visitar al Zaragoza.

Hombres contra niños