Esperanza Aguirre dimite y avisa de que es tiempo de hacer “sacrificos”

|

La hasta ahora presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, afirmó ayer que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, “está en estos momentos en una situación muy importante para todos, que es la formación del Gobierno”, y entiende que “no es el tiempo ni de los partidismos ni los personalismos, es el tiempo de los sacrificios y las cesiones”.
Así se manifestó durante la comparecencia de prensa en la que anunció su dimisión como presidenta del PP de Madrid, y donde explicó que el también presidente de su partido a nivel nacional, Mariano Rajoy, “entiende” su decisión de dejar el cargo.
“Llamé a Rajoy y no me cogió el teléfono. Luego le puse un mensaje, que respondió empezando con un “Te entiendo”. Y luego me llamó y hemos estado hablando. Las conversaciones como siempre con Rajoy han sido de absoluta cordialidad y no deben ser desveladas”, indicó en la rueda de prensa urgente que ha convocado la ya exlíder del PP madrileño.
Esperanza Aguirre aseguró que su decisión de dejar el máximo cargo en el partido regional es “absolutamente personal” y que no temía que la dirección nacional montara en Madrid una comisión gestora, tal y como ha ocurrido en Valencia tras destaparse los últimos presuntos casos de corrupción.
La portavoz del PP en el Ayuntamiento de la capital, cargo en el que continuará, se ha disculpado con parte de su equipo en el Consistorio que no ha comunicado con antelación su decisión y confirmó que la tomó ayer y no el jueves –el día del registro policial en su sede– porque el viernes quería comparecer en la comisión de investigación del Ayuntamiento de Madrid.
Aunque Aguirre señaló que las últimas noticias sobre las irregularidades en el PP de Madrid “no son dogma de fe ni están calibradas”, los votantes, los ciudadanos y los dirigentes pero los votante “están en estos momentos indignados”.
“Ni los de Podemos dicen que tengo culpabilidad, pero sí responsabilidad política y como buena británica me gusta asumir la responsabilidad dimitiendo”, apostilló, aludiendo a continuación a otros casos de supuesta corrupción que le pueden afectar, además del de Granados, como el de Púnica y el de Gurtel, que criticó que tras siete años de investigación “no se ha abierto juicio oral”.
La expresidenta de la Comunidad de Madrid insistió que “no solo no ha cometido ningún lícito, sino que no hay nadie en España ni en la opinión pública ni publicada que piense que haya hecho una ilegalidad”.

Esperanza Aguirre dimite y avisa de que es tiempo de hacer “sacrificos”