El presidente del Parlament balear desvela que el rey está dispuesto a tender puentes con Cataluña

Don Felipe posa con Picornell antes de la audiencia | ballesteros (efe)

El presidente del Parlament balear, Baltasar Picornell, afirmó ayer que Felipe VI “está dispuesto a tender puentes” desde el Estado con Cataluña para tratar de solucionar la crisis política y que “está intentando hablar con las partes que están dispuestas” a encontrar esta salida.
Picornell se reunió con el rey en el marco de las audiencias celebradas con diversas autoridades de Baleares, entre ellas, la presidenta autonómica, Francina Armengol, en el Palacio de la Almudaina, en su primer acto institucional de su estancia veraniega en la isla.
El presidente de la Cámara balear, de Podemos, valoró la actitud del jefe del Estado para intentar solucionar desde el Estado el problema derivado del desafío independentista catalán a partir de las iniciativas que adopte el Gobierno de Pedro Sánchez.
“Es el momento de tender puentes y él (el rey) está dispuesto”, desveló Picornell en declaraciones a los medios de comunicación al término de la audiencia.
La primera en abrir la ronda fue Armengol, quien ha transmitido a Felipe VI que el cambio de Gobierno en España “ha mejorado sensiblemente la capacidad de diálogo y de interlocución” entre ambos Ejecutivos y ha aportado “estabilidad” para poder desarrollar las políticas en beneficio de la ciudadanía. Según Armengol, con el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy, Baleares llevaba “dos años de parón absoluto” y “era muy difícil avanzar por la situación de inestabilidad y de falta de voluntad de política”.

Autoridades
La dirigente socialista y, posteriormente, el alcalde de Palma, Antoni Noguera, y el presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat, ambos de la formación econacionalista de MÉS, informaron a Felipe VI de las medidas que se están adoptando en sus instituciones para regular mejor el turismo y el alquiler de viviendas.
Armengol le puso al tanto además de que se han registrado unas 120.000 visitas desde la apertura al público en mayo de 2017 de los jardines del Palacio de Marivent, la residencia estival de los reyes en Palma.
Ensenyat abordó con don Felipe el asunto de los inmigrantes que tratan de llegar a Europa por mar y de la decisión del Consell de Mallorca de declarar persona non grata al vicepresidente y ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, por sus políticas contrarias a acoger a estos desplazados.
Una censura que, según el dirigente de MÉS, busca “llamar la atención y provocar una la reflexión sobre el drama del Mediterráneo, que se ha convertido en una gran fosa común” con la complicidad de la Unión Europea por “dar la espalda a miles de refugiados”.
Noguera trasladó a don Felipe la petición de que el Gobierno de España financie la remodelación de la playa de la ciudad y de que ceda al Ayuntamiento de Palma la casa del que fuera el último alcalde republicano de la ciudad, el socialista Emili Darder (1895-1937), fusilado por las tropas franquistas.
Las audiencias en la Almudaina coincidieron con la presentación en el Parlament balear de una proposición de ley de MÉS e IU para que haya un referéndum vinculante entre monarquía y república. Aunque este asunto no se trató en las entrevistas con don Felipe, Ensenyat apoyó la consulta tras confesarse republicano. l

El presidente del Parlament balear desvela que el rey está dispuesto a tender puentes con Cataluña

Te puede interesar