Las flores llenan las casas en un Día de la Madre celebrado en la distancia

Eva y Tania, de la floristería Calo, preparan ramos para enviar con motivo del Día de la Madre | javier alborés
|

La celebración del Día de la Madre coincidió, al igual que ocurrió con la jornada dedicada a los padres, con el confinamiento y la imposibilidad de pasar el día en familia. Madres y abuelas vivieron su día separadas de sus hijos y nietos, una condición a la que trataron de poner solución mediante la tecnología y las videollamadas para poder sentir el cariño de sus familiares un poco más cerca. Pero si durante el primer domingo de mayo hubo un elemento que llenó los hogares coruñeses, esas son las flores. “La gente ha mandado flores porque son vitamina para el alma y estimulan las endorfinas”, dicen Eva y Tania, de la floristería coruñesa Calo.

Este negocio cuenta con tres tiendas en la ciudad, pero a raíz de la crisis del coronavirus se vieron forzadas a cerrar dos de ellas y seguir con actividad tan solo la que se encuentra en la calle de Orillamar. “El cierre de los establecimientos coincidió, además, con la llegada de la mercancía perecedera para el Día del Padre, por lo que sufrimos una pérdida de producto bastante grande”, sostienen. El trabajo se fue recuperando poco a poco. “Al principio teníamos un ramo al día y, como se cerraron los cementerios y los velatorios eran cada vez más privados, también perdimos el servicio de coronas y flores para velar a los fallecidos”, indican las encargadas de Calo.

Ramo solidario
Pero si hubo una acción con gran repercusión durante el estado de alarma fue la creación del ramo de flores “Marta”. “Lanzamos este ramo en colaboración con la asociación Asperga y el 10% de lo cosechado por cada venta va destinado a las familias”, cuentan. Esto supuso un gran tirón para la floristería y se vio reflejado ayer con la cantidad de encargos que tuvieron para acompañar a las madres coruñesas en sus viviendas. “Trabajamos con Interflora y estuvo colapsado varios días; tuvimos que cerrar nuestra página web en varias ocasiones por no poder atender tantos pedidos; y, además, hemos tenido que negarnos desgraciadamente a realizar ramos para clientes habituales o nuevos”, comentan Tania y Eva. 

Y es que la reducción de la plantilla y de los locales ha provocado que no se pueda satisfacer la gran demanda que hubo con motivo del primer domingo de mayo. “No damos a más”, concluyen.

Las flores llenan las casas en un Día de la Madre celebrado en la distancia