Caixabank dispara su beneficio un 165%, hasta los 458 millones de euros

|

Caixabank obtuvo un beneficio neto de 458 millones de euros hasta septiembre, un 164,5% más que en 2012, una vez completada la integración contable de Banca Cívica y, en especial, del Banco de Valencia y gracias a la “sostenida generación” de ingresos del negocio bancario y de las participadas.
El banco que preside Isidre Fainé y que dirige Juan María Nin destacó que el buen comportamiento de sus cuentas en los nueve primeros meses del año se debe a la integración contable de Banca Cívica (desde el 1 de julio de 2012) y del Banco de Valencia (desde el pasado 1 de enero) “y refleja una sostenida generación de los ingresos del negocio bancario y las participadas, una estricta política para la reducción del gasto con consecución anticipada de sinergias y una elevada prudencia en la gestión y cobertura de los riesgos”.
Los ingresos de la cartera de participadas de Caixabank alcanzaron los 569 millones (-21%), impactados por la reducción del dividendo de Telefónica, según la información remitida por Caixabank a la CNMV.
El banco ha realizado saneamientos y dotaciones por 5.956 millones hasta septiembre y ha cubierto en el primer semestre el impacto de los nuevos criterios de clasificación y provisión de los préstamos refinanciados, de los que 3.449 millones se han registrado contra resultados.
La aplicación de esta revisión ha supuesto la clasificación de 3.287 millones de euros como saldos dudosos y un aumento de las provisiones asociadas de 540 millones, de los que 375 se han registrado con cargo a resultados del ejercicio.
El core capital (capital básico) del banco catalán es del 12,5% según Basilea II (gracias a la integración del Banco de Valencia, la devolución de las ayudas públicas del FROB a Banca Cívica y la venta parcial de la participación en Grupo Financiero Inbursa). Y del 11,8% aplicando Basilea III. Su liquidez se sitúa en 66.289 millones, un 19,3% del total de los activos del grupo. Su margen de intereses aumentó entre enero y septiembre un 3,2%, hasta los 2.936 millones de euros, mientras que el margen bruto mejoró un 2,6%, hasta 5.276 millones.
El margen de explotación, en cambio, se reduce un 44,5%, hasta los 1.437 millones, como consecuencia de los costes extraordinarios por valor de 832 millones de euros derivados, principalmente, del ajuste de plantilla que ha llevado a cabo este año el banco. Por su parte, la ratio de morosidad alcanza el 11,4%, ligeramente por debajo de la media del sector, que era del 12,12% en agosto, con una cobertura del 65%.
Caixabank indicó que la evolución anual de la morosidad se ve impactada, sobre todo, por la aplicación de los nuevos criterios de operaciones refinanciadas y por el proceso general de desapalancamiento.
Durante el tercer trimestre se ha reducido el saldo de dudosos en 173 millones de euros, incluyendo el impacto de las integraciones de Banca Cívica y el Banco de Valencia, así como la aplicación de los nuevos criterios de operaciones refinanciadas.
Además,  la Caixa, accionista de control de Caixabank, mantiene en 2013, por sexto año consecutivo, el presupuesto de su obra social en 500 millones.
 El compromiso fundacional de la entidad, devolver a la sociedad un porcentaje de los beneficios obtenidos mediante el ejercicio de la actividad financiera, permanece más vigente que nunca casi 110 años después del nacimiento de la Caixa, en 1904.

Caixabank dispara su beneficio un 165%, hasta los 458 millones de euros