Betanzos podrá sancionar con hasta 3.000 euros los daños causados por las talas de madera

La norma pretende compatibilizar la actividad de aprovechamiento de la madera con la preservación del medio | AeC
|

Porque el uso de los caminos y vías públicas en condiciones óptimas es un derecho de todos los ciudadanos, por lo que se consideró necesaria una “intervención administrativa que regule as condicións nas que se deben de realizar as operacións de saca de madeira nos montes e parcelas, tanto públicos como privados, do Concello de Betanzos”.


En este sentido, aún conscientes de la importancia del sector, el municipio advirtió también de la incidencia que esta actividad puede tener en la conservación y mantenimiento de las infraestrutucturas viarias de su titularidad, por lo que “esta ordenanza pretende facer compatible a actividade de aproveitamento forestal coa preservación do medio natural, a protección paisaxística, a conservación dos camiños e a seguridade vial”, matizaron desde el Ayuntamiento de Betanzos.

Operaciones
En la ordenanza se establece que serán consideradas “operacións de saca de madeira”, aquellas que se desarrollen para la obtención de madera de tala, tanto las previas a la corta, como as posteriores, quedando excluidas del ámbito de aplicación la retirada puntual de ejemplares de árboles aisladas; las podas; el clareo de rebrotes de cepa; las talas para uso doméstico; la eliminación de una situación de peligro para personas o bienes, o las que se produzcan como consecuencia de enfermedad de la especie, indica la normativa, que permanecerá expuesta durante quince días, en la web municipal y en el Liceo.

En cuanto a las obligaciones, corresponderán al maderero la presentación de la solicitud de autorización, la señalización, el acondicionamiento y retirada o eliminación de residuos, pues la vía deberá quedar en las mismas condiciones que antes del inicio de la operación, “e esta obriga deberá cumprirse todos os días ao rematar a xornada de traballo”, lo mismo que las superficies de los montes, “de xeito que non queden restos ou materiais que poidan constituír risco de incendio”, apostillaron los responsables municipales antes de reiterar que “as sancións poden chegar ata os 3.000 euros se a multa é considerada como moi grave”.
Otros municipios cercanos, como el sadense, tienen regulada esta práctica desde hace años, con una serie de tasas para garantizar el mantenimiento de pistas y caminos que, en ocasiones, resultan deterioradas por la circulación de los camiones. l

Betanzos podrá sancionar con hasta 3.000 euros los daños causados por las talas de madera