El comité alerta de que la Fábrica de Armas está en “máximo riesgo”

El Ideal Gallego-2013-10-05-007-844e09c0
|

Llegó y pasó el día marcado en rojo en el calendario para la Fábrica de Armas y no ha habido noticias por parte de los responsables políticos. Continúa el silencio de la Xunta y los proyectos para hacerse con el control de la factoría siguen esperando sobre la mesa. Mientras, los trabajadores ven con temor el paso de los días, ya que, desde ayer, General Dynamics puede comenzar a devolver los terrenos al Ministerio de Defensa y podría también vender la maquinaria de la factoría y su contenido. El presidente del comité de empresa, Roberto Teixido, calificaba ayer esta situación de “riesgo máximo para la fábrica” y avanzaba que la próxima semana, los trabajadores estudiarán llevar a cabo medidas para urgir a San Caetano una respuesta sobre el futuro de la planta. “Se están llevando procesos para otras fábricas y otros se están destruyendo- explicaba Teixido-. Eso se puede recuperar pero a base de esfuerzo y del dinero que habrá que gastar, y esto va a encarecer el nuevo proyecto”, dijo.
Desde el gobierno municipal, Miguel Lorenzo recordaba ayer que “todas las partes estamos trabajando para alcanzar una solución que dé continuidad a la empresa y a los puestos de trabajo”.

reunión a tres bandas
Por su parte, la sección sindical de la CIG en la Fábrica de Armas solicitó ayer formalmente una reunión con los dos grupos interesados en el reinicio de la actividad en la planta, “para coñecer oficialmente os proxectos industriais nos que se sustentan”.
Asimismo, también han solicitado una reunión con la delegada territorial de la Xunta, Belén do Campo, para trasladarle su opinión sobre este conflicto. Los trabajadores recuerdan que el problema se mantiene activo desde el pasado mes de febrero, cuando General Dynamics presentó un ERE de extinción de la planta coruñesa, que planteaba el despido de sus 172 trabajadores.
Los últimos empleados que fueron despedidos tras el cierre de la factoría en el mes de junio, continúan encerrados desde entonces y anuncian que mantendrán su encierro hasta que haya una solución para la planta. Los proyectos empresariales del Instituto de Formación Financiera y Empresarial y la empresa Business Near, con capital inversor gallego-navarro, esperan a que  la Xunta decida si es uno u otro proyecto el que se encargue de la reapertura y revitalización de la planta coruñesa.
El conselleiro de Industria se refería el pasado miércoles a esta cuestión y señalaba que los proyectos carecían de unos “mínimos” para salir adelante. La parte social y el grupo IFFE cerró el pasado lunes un pacto de apoyo al plan de grupo de Oleiros, para el que pedían el apoyo de la Xunta, a pesar de ser conscientes, dijeron, de que “hay riesgos”.  n

El comité alerta de que la Fábrica de Armas está en “máximo riesgo”