La zona de carga y descarga frente a la iglesia Castrense dispara las sanciones por mal aparcamiento

el ideal gallego-2019-05-01-005-6eea1e95
|

La zona de carga y descarga de San Andrés, situada entre la iglesia Castrense y la calle Sol, es un verdadero punto negro de las infracciones, donde las sanciones por aparcar se acumulan, sobre todo los fines de semana. Un cartel advierte: “Solo permitido carga y descarga de lunes a viernes de 08.00 a 14.00 horas y de 15.00 a 18.00 horas”. El resto del tiempo, debe estar despejado, pero  el problema es que los conductores creen que pueden aparcar fuera del horario permitido, como en el resto de las zonas de carga y descarga. El resultado es que los policías locales se pasan todas las noches por la zona y siempre se encuentran algún vehículo aparcado sobre la acera de la zona semipeatonal. 

“Estamos sancionando mogollón”; reconoció la concejala responsable de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, durante un acto de ayer en pro de la seguridad vial. De hecho, la Policía Local está sancionando cada vez más las infracciones a las ordenanzas municipales, y eso incluye las zonas de carga y descarga. Por su parte, el concejal de Movilidad Sostenible, Daniel Díaz Grandío, negó que el letrero fuera equívoco, y descartó que por el momento hubiera ningún plan para aclarar el mensaje, quizá añadiendo un segundo cartel. “O que din os técnicos é que o cartel está correcto”, insistió el responsable. La diferencia con la señal habitual de carga y descarga se limita a ese “solo”, pero se refuerza con un dibujo que advierte de que se llamará a la grúa.

Más de 1.350 multas 
Pero si los conductores no pillan la idea en un principio, seguro que lo hacen una vez reciban la sanción. El año pasado la Policía Local impuso 1.358 multas a vehículos mal aparcados en San Agustín, San Andrés, y vías del entorno de esta última en la zona cercana a la parroquia Castrense, de los que más de un centenar terminaron siendo retirados por la grúa municipal.

La mayor cantidad de las denuncias fueron formuladas en San Andrés, la calle más larga y una de las que tiene más tránsito de todas. En total fueron 843 las multas a vehículos en esta vía durante los doce meses del año pasado. De estas, 67 acabaron con traslado de la grúa. También resulta destacable la cantidad de denuncias que se formularon en doce meses en el Boquete de San Andrés, una calle que discurre en paralelo a San Andrés y por uno de los laterales de la iglesia castrense. Entre enero y diciembre del año pasado fueron 191 las multas impuestas a automóviles aparcados de manera irregular, prácticamente uno cada dos días porque la circulación está prohibida salvo en el caso de los propietarios de plazas de garaje.

La zona de carga y descarga frente a la iglesia Castrense dispara las sanciones por mal aparcamiento