La valedora alerta del rebrote de agresiones homófobas y de la falta de protocolos LGBTI

04 agosto 2015 página 29 SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30/06/2015.- Fotografía de 17-07-2014, facilitada por la Universidad de Santiago de Compostela (USC), de la profesora Milagros Otero Parga, que ha sido propuesta por el PP como Valedora do Pob
|

La valedora do Pobo, Milagros Otero, presentó ante el Parlamento gallego un informe sobre la situación de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales) en el que aletó de que las asociaciones que trabajan con estos colectivos identifican un “rebrote” de agresiones homófobas, al tiempo que avisa de que faltan protocolos en educación y sanidad, con deficiente formación de profesionales, que provocan que todavía haya casos de personas tratadas como “enfermos”.
Así, la valedora do Pobo avisó que “aún hay un largo camino por recorrer” para que la comunidad LGBTI tengan un igual trato que toda la sociedad, ya que se producen “discriminaciones” en ámbitos como la educación, sanidad o trabajo, y cree que resolverlo es un “asunto de justicia social”. Al respecto, emplazó a una mayor “colaboración” entre administraciones y poderes del Estado en pro de la mejora de medidas.
Un punto sobre el que hizo especial hincapié fue “la falta de formación” de profesionales en la sanidad, tanto de médicos como de psicólogos o psiquiatras, pues se siguen dando situaciones de personas LGBTI que son “tratados” en el Sergas como “enfermos” o como “pervertidos en el peor de los casos”. De hecho, se llega a diagnosticar como “trastornos de personalidad” identidades sexuales.
El hecho de que las tarjetas sanitarias no tengan el nombre que las personas eligieron o la deficiencia de “protocolos claros” para las técnicas de reproducción asistida son otros problemas en este campos.
También criticó la “inexistencia” de protocolos de atención en materia educativa ante casos de homofobia o transfobia, como “violencia verbal”.
Al respecto, lamenta que los profesores “carecen” de formación e información específica en este campo, lo que puede dar lugar a “disfunciones dolorosas” en alumnos ante casos de abusos. Aquí, apunta que cuando hay una educación en valores los estudiantes responden de una forma positiva y “se asumen con normalidad” las diferentes sexualidades.

La valedora alerta del rebrote de agresiones homófobas y de la falta de protocolos LGBTI