Yolanda Díaz dice que las empresas podrán renegociar los ERTE tras el estado de alarma

Calle comercial del centro de Sevilla con las tiendas cerradas por el estado de alarma | maría josé lópez (ep)
|

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, afirmó ayer que, cuando finalice el estado de alarma, habrá empresas que podrán renegociar los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) que pusieron en marcha por el impacto del Covid-19, y negó que se vaya a producir una oleada de despidos.

En este sentido, recordó que la nueva regulación de los ERTE de fuerza mayor está asociada al compromiso de mantener el empleo durante seis meses. “Pero si después del estado de alarma hay empresas que siguen necesitando de un ERTE, se encontrarán con el apoyo completo del Gobierno y habrá que reconfigurar los ERTE, seguramente que por causas económicas o por otras causas”, explicó la ministra.

Y es que, según subrayó, los ERTE de fuerza mayor que se habilitaron para este periodo excepcional eximen del pago de cotizaciones a las empresas y reconocen la prestación por desempleo a los trabajadores incluidos en estos procedimientos, aunque no tengan el periodo mínimo de cotización necesario. “Es muchísimo dinero público”, apuntó la ministra Yolanda Díaz. 

La titular de Trabajo explicó que, después del estado de alarma, lo normal es que los trabajadores afectados por un ERTE de fuerza mayor se reincorporen a su puesto de trabajo con el compromiso de actividad de seis meses. “Pero si hay empresas que tienen dificultades en sectores muy localizados, pueden renegociar el ERTE”, añadió. 

Eso, apuntó, ya era algo habitual y puso como ejemplo al sector de la automoción, donde a veces se presenta un ERTE por una determinada duración y luego se necesita un poco más o un poco menos de tiempo. “Por tanto, es un mecanismo muy flexible y adecuado para esta situación y quiero dar tranquilidad y certeza a los trabajadores pero principalmente a las empresas”, resaltó.

La ministra señaló además que se volverá a la normalidad “de forma pautada”, pues no se volverá al trabajo y a los colegios “de golpe”. “Todos los sectores afectados permanecerán en situación de excepcionalidad hasta que estemos en una situación acomodada de ordinariedad”, señaló.

Asimismo, Díaz reconoció que las situaciones del periodo de prueba no dan lugar a una situación legal de desempleo, un asunto que, según admitió, “se ha quedado fuera” de las medidas del Gobierno pero que se comprometió a resolver.

“Voy a ir directamente a hablar con el director del SEPE para que contemplemos específicamente también el periodo de prueba como una situación legal de desempleo”, dijo y añadió además que si la empresa formalizó un ERTE, debería haber incluido en el mismo al trabajadora aunque su contrato estuviera en periodo de prueba, o fuera de formación, interino o de obra o servicio. 

La cifra total de trabajadores incluidos en los ERTE presentados hasta ayer en las comunidades autónomas afectan a más de 2,6 millones de personas, de acuerdo con los datos facilitados por los gobiernos regionales. 

Las autonomías acumulan casi 452.000 expedientes, a los que se suman los 9.670 presentados en el Ministerio de Trabajo, que desvió 4.150 a las autonomías por no ser de su competencia. 

La Comunidad de Andalucía tiene el mayor número de ERTE (88.650) pero Cataluña suma el mayor número de afectados (603.105), debido a que en la comunidad andaluza la mayoría corresponden a pequeños negocios, mientras que los expedientes catalanes afectan sobre todo al turismo y a la automoción.

Yolanda Díaz dice que las empresas podrán renegociar los ERTE tras el estado de alarma