El hombre que acuchilló a su mujer en el hospital de Ourense no tenía orden de alejamiento

GRA445. OURENSE, 08/05/2015.- El personal sanitario del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) guarda un minuto de silencio para condenar la muerte de la mujer presuntamente acuchillada por su pareja en este centro hospitalario, donde se en
|

No tenía orden de alejamiento, y por eso pudo permanecer al lado de la víctima convaleciente por las heridas que se sospecha que él mismo le había producido, hasta que decidió rematarla. Los investigadores de la Policía Nacional todavía están reuniendo todos los detalles del asesinato de María Isabel S., de 66 años, que tuvo lugar en el Complejo Hospitalario Universitario de Ourense, donde una mujer de 65 años murió acuchillada en la habitación del complejo hospitalario, presuntamente a manos de su marido, y está a la espera de que el supuesto agresor, A.R.C.,  de 76 años, se recupere para poder tomarle declaración.
Y es que después de apuñalar a su mujer, se autolesionó intentando acabar con su vida, infligiéndose heridas graves de las que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Según parece, al entrar en la habitación, una de las enfermeras se encontró a la mujer cubierta de sangre. Mientras, un guardia de seguridad consiguió reducir al supuesto agresor que estaba hiriéndose.
 En cuanto a la víctima, permanecía ingresada en el hospital desde principios de abril, cuando había sufrido una agresión en su domicilio de Pazos en el que convivía con su marido y que le había dejado una grave lesión cerebral por la que aún seguía hospitalizada. El marido aseguró entonces que unos asaltantes habían entrado en su domicilio y habían herido a su mujer.
Entonces la Guardia Civil halló indicios que le hicieron pensar que podía tratarse de un caso de violencia de género. Pero, como señaló el portavoz de la comisaría provincial de la Policía Nacional en Ourense, Bernardo de Prado, no tenían constancia alguna de denuncias previas por malos trato, y al víctima se hallaba en coma, así que no pudieron actuar. Fuentes judiciales han concretado que el juzgado no recibió petición formal para emitir una orden de alejamiento por parte de las fuerzas de seguridad que asumieron la investigación, ya que aunque había indicios, no había pruebas.
De Prado declinó hacer más declaraciones sobre este punto tras recordar que la investigación del presunto robo es “un tema de la Guardia Civil” y que no tienen “datos exactos”. Ahora, la policía investiga lo ocurrido en el hospital. Hasta el lugar de los hechos han acudido la comisión judicial, grupos de Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la Comisaría de Ourense y una brigada de la Policía Científica para hacer el informe e inspeccionar el lugar. El Juzgado de Instrucción número 3 de Ourense ha asumido las diligencias de este supuesto crimen de violencia de género.

Sorpresa vecinal
Los vecinos de Pazos, donde residía la pareja, mostraron su estupor por lo ocurrido entre un matrimonio que consideraban modélico”, como lo calificó su alcalde, el popular Juan Manuel Jiménez, que asegura que nada hacía sospechar del hombre en la localidad. “Tenía un carácter modélico, no daba esa sensación”, insistió Jiménez.
Los vecinos cercanos a su domicilio afirman que parecían “un matrimonio normal” en el que él demostraba “amabilidad con su mujer”. “No nos imaginamos qué le ha podido pasar por la cabeza”, comentaban. Ambos vivían solos pero él tenía una hija de un matrimonio anterior.

El hombre que acuchilló a su mujer en el hospital de Ourense no tenía orden de alejamiento