La Semana Santa coruñesa llega a su fin con la celebración del Jesús Resucitado

El Ideal Gallego-2015-04-06-010-8b023755
|

Un año más, y con el tiempo a favor, las procesiones de Jesús Resucitado y de Nuestra Señora de la Esperanza cerraron ayer la Semana Santa. Los coruñeses y los visitantes de otras partes de España y del mundo pudieron disfrutar de los desfiles acompañados del sol y una temperatura agradable, que predominó durante todos estos días festivos que ayer llegaron a su fin.
La Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro, con la colaboración  de los Amigos de las Capuchinas, fueron de nuevo los encargados de organizar las procesiones de ayer, las que marcan la despedida de este evento de la tradición cristiana. Numerosas personas admiraron el paso de Jesús Resucitado y de Nuestra Señora de la Esperanza, que simbolizan el evento de la Semana Santa más importante para los cristianos.
Así, los asistentes siguieron el recorrido de la procesión por las calles de la ciudad, que en el caso del Jesús Resucitado comenzó a las 11.30 horas saliendo desde los templos de la Venerable Orden Tercera, para continuar por sitios emblemáticos de la ciudad como la plaza de Carlos I, San Francisco, plaza Santo Domingo, entre otros, para acabar encontrándose en la Plaza de María Pita con Nuestra Señora de la Esperanza, que también fue seguida por numerosas personas durante su recorrido.

júbilo
Esta procesión tiene un carácter más alegre y festivo al celebrar la resurrección de Jesús. De hecho, los braceros ya no se cubren la cara durante el desfile.
Mientras, la del Sábado Santo es la procesión más solemne de la Semana Santa coruñesa. Se trata de la última muestra de recogimiento de los fieles antes de la celebración de júbilo que se celebró ayer.
El sábado, los Caladiños realizaron en absoluto silencio su recorrido con principio y final en la plaza de Carlos I. El Parrote, la Dársena, la avenida de Montoto y Puerta Real fueron los escenarios por los que la comitiva mantuvo un mutismo riguroso.
Las imágenes de la Soledad y San Juan avanzaron sobre los hombros de los braceros de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santo Entierro, y estuvieron acompañadas por un grupo de fieles en un evento en el que el recogimiento fue la nota dominante.
Las cofradías pudieron de este modo dar lo mejor en esta festividad al contar con unas condiciones climáticas apropiadas para las procesiones, y ahora esperan poder volver a repetir la experiencia el año que viene con la misma suerte.

La Semana Santa coruñesa llega a su fin con la celebración del Jesús Resucitado