ADN descarta que los restos hallados en Nepal sean del aragonés Mixel Pizarro

Una superviviente nepalesa descansa entre los escombros de un edificio en Sankhu (Nepal) tras el terremoto. EFE/Archivo
|

Las pruebas de ADN practicadas a unos restos humanos hallados en el valle del Langtang tras el terremoto que asoló el pasado mes de abril Nepal han descartado que correspondan, como se había pensado inicialmente, al montañero aragonés Mixel Pizarro.

La información, publicada hoy por Heraldo de Aragón, fue comunicada a la familia a través de un correo electrónico enviado la primera semana de este mes y se recibió como un "duro golpe", según ha confirmado hoy a Efe su hermana, Estíbaliz Pizarro.

Mixel Pizarro y su pareja, la cántabra residente en Zaragoza Isabel Ortiz, fueron dos de las casi 9.000 víctimas que provocó el terremoto de 7,8 grados registrado el pasado 25 de abril en Nepal, que sacudió con especial intensidad el valle de Langtang, donde los dos jóvenes pasaban sus vacaciones.

Unos días después, la policía nepalí informó a las autoridades españolas de que había aparecido una mochila junto a los cuerpos de un hombre y una mujer que contenía un pasaporte a nombre de Isabel Ortiz, y que los restos parecían corresponder a los de la pareja residente Aragón.

Las pruebas han confirmado las "dudas" que tenía la hermana de Mixel dado que los equipos de rescate no habían hallado ni el pasaporte ni ningún objeto personal de su hermano.

El "error" en la primera información dada por la policía nepalí se deriva del hecho, asegura Estíbaliz Pizarro, de que ambos jóvenes habían hecho e intercambiado fotocopias plastificadas de la primera hoja de sus pasaportes respectivos para prevenir posibles pérdidas.

El hecho es que la familia de Isabel Ortiz ha podido recuperar los objetos personales de la joven, entre ellos un diario en el que anotaba diariamente todas sus experiencias en Nepal, mientras que la de Mixel carece de ellos.

Los resultados negativos de la prueba de ADN ha constituido un "jarro de agua fría" para la familia de Mixel Pizarro pero también para la de Isabel Ortiz, que habían pensado enterrar a los dos jóvenes juntos.

Estíbaliz Pizarro, a tenor de las informaciones recabadas, cree que la intensidad de las sacudidas del seísmo provocó que todas las personas que se encontraban en la zona de Langtang salieran despedidas en distintas direcciones, juntando casualmente los restos de Isabel Ortiz con los de otra persona sin identificar.

Asegura, además, no tener "muchas esperanzas" de que los restos de su hermano sean hallados ya que el valle de Langtang se encuentra cerrado por orden de las autoridades nepalíes y son únicamente los lugareños los que se desplazan puntualmente a la zona para comprobar sus posesiones y rebaños.

Estos lugareños, añade, fueron los que informaron a la policía nepalí del hallazgo de los restos y de la mochila de Isabel Ortiz, y los que todavía "mueven las piedras" bajo las que podrían encontrarse nuevos restos.

Estíbaliz critica la "falta de humanidad" de las autoridades españolas al comunicar que los restos no eran los de su hermano a través de un correo electrónico que llegó a las 17.30 horas del pasado 3 de julio pero que leyeron "por casualidad" varias horas después.

Asegura, además, sentirse "defraudada" con el apoyo recibido del Gobierno español, ya que las "trabas" burocráticas para conseguir el traslado de los restos óseos a España para la realización de las pruebas las acometieron las familias con la aseguradora contratada por los dos jóvenes.

Aún así, el proceso para trasladar los restos desde Katmandú mediante valija diplomática a través de la embajada española en Nueva Delhi (India) se prolongó por espacio de 15 días.

Previamente, afirma Estíbaliz Pizarro, las familias contrataron un helicóptero por 2.000 dólares para poder llevar los restos desde Langtang a Katmandú.

Asegura la hermana de Mixel Pizarro que la mayor parte de la información la obtuvieron a través de gestiones con equipos de rescate de distintos países y prensa internacional, y que a pesar de todos los esfuerzos realizados no han conseguido averiguar la "ubicación exacta" del lugar donde murió la pareja.

ADN descarta que los restos hallados en Nepal sean del aragonés Mixel Pizarro