Los taxistas comienzan a instalar pantallas contra el coronavirus

el ideal gallego-2020-04-28-015-bd309481
|

Todo el mundo trata de buscar un modo de poder continuar trabajando a pesar de la amenaza del coronavirus, incluso aquellos que no pueden recurrir al modo telemático. En el caso de los taxistas, que tienen que compartir un reducido habitáculo con extraños, donde no es posible mantener la distancia de seguridad, muchos han decidido instalar pantallas de plástico para prevenir contagios. Las dos asociaciones de la ciudad Radiotaxi y Teleteaxi, calculan que cerca de 150 los vehículos que están ya equipados en A Coruña con este nuevo sistema de protección.

No se trata de las antiguas mamparas con las que los taxistas se suelen proteger de los atracos de supuestos pasajeros. “Son pantallas protectoras, porque suelen ser de plástico, y no de cristal ni metacrilato”, explica Antonio Vázquez, presidente de Radiotaxi. Tiene la ventaja de que no precisa de pasar la ITV, y no cuesta más de 50 euros. Básicamente es un plástico flexible con bordes de goma que se fija a los cabeceros y a la base de los asientos con un orificio que permite cobrar, ya sea en metálico o mediante tarjeta. A esto se suman otras medidas de profilaxis que las asociaciones ponen a disposición de sus miembros, como mascarillas y gel de hidroalcohol para desinfectar el habitáculo o plásticos para los asientos parecidos a los que se colocan cuando se lleva el coche al taller.

Con medidas como esta esperan poder mantener su actividad, en un momento en el que la circulación está muy restringida.

Claro referente

Manuel Sánchez Quindimil, presidente de la mayoritaria Teletaxi, se lo toma con resignación. ”Somos un claro referente de lo que se mueve en la ciudad y como no se mueve nada, nosotros tampoco. Está complicada la cosa, sobre todo, trabajando un día si y un día no”.

Por su parte, el presidente de Radiotaxi señala que “al estar todo prácticamente cerrado, echas una hora y media cuando no más en una parada para hacer un servicio y los fines de semana es algo terrible, puedes estar cuatro horas en una parada. No hay movimiento”. El sector del taxi, como tantos otros, ha solicitado ERTE y ayudas a los autónomos, pero aún así, “hay gente que había comprado la licencia o que había pedido la hipoteca y que lo está pasando mal”.

Esperan que dentro de dos o tres semanas se vaya recuperando la actividad y que cuando cese el estado de alarma se levante la restricción de solo un pasajero (con excepciones) por viaje. “Si no son conocidos, de acuerdo, pero que una familia no pueda subirse al taxi no lo vemos muy bien”, indica Sánchez.

Los taxistas comienzan a instalar pantallas contra el coronavirus