El pequeño comercio demanda a la Marea que mantenga los convenios y abra un diálogo real este año

Los comerciantes quieren una solución para Santa Lucía quintana
|

El Gobierno local no es el cuarto rey mago pero casi debería ejercer como tal a la vista de los deseos de las asociaciones de comerciantes para 2017. Además de mejoras puntuales por los barrios, los distintos colectivos centran su lista de peticiones en exigir que se mantengan los convenios nominativos para poder realizar campañas de impulso del consumo. Sin embargo, no se olvidan de recordarle a la Marea que con el nuevo año debería abrirse un diálogo más fluido y real del que ha existido hasta el momento.
“Deben recuperar el trato y el diálogo con las asociaciones”. Así de claro se muestra el presidente de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de A Falperra, Antonio Deus, que considera que “es muy importante que no les tengan miedo” a estos colectivos porque tienen aportaciones interesantes de las que no se debe prescindir. No solo Deus demanda esas conversaciones, sino que es una solicitud común de muchas agrupaciones.
Sin ir más lejos su homóloga en la Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem) y, a su vez, de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC), Mariló Fernández, lo tiene claro a la hora de hacer una petición. “Queremos apoyo institucional, que es lo que no tenemos”, resume.

un dillo ti adaptado
“Nos han escuchado pero para luego no hacernos caso”, reprocha, pues para ella es lo mismo que no haberlos ni convocado. De hecho, en los últimos meses la disponibilidad del Ayuntamiento para el sector ha ido mermando. “Deben darse cuenta de que el comercio de proximidad existe porque este año se ha sentido discriminado; ni siquiera hacen un Dillo ti con horarios pensando en nosotros”, añade Fernández. Más “menospreciados” se sintieron, según Miguel Ángel Rosende, en el colectivo 15002 porque no se les incluyó en la línea de subvenciones de 2016 y es algo que necesitan paliar en 2017.
El presidente del Área Comercial de As Conchiñas, Rafael Granados, puntualiza que, por ejemplo, para las luces no se ha respetado la propuesta de las asociaciones. “Lo mínimo que pueden hacer es hablar con ellas”, opina.
Pero además del diálogo, los empresarios quieren que la Concejalía de Empleo y Economía Social mantenga abierta la habitual línea de convenios nominativos y que pague en tiempo y forma y no como sucedió el año pasado, en el que la FUCC incluso tuvo que solicitar un crédito.
“Pedimos que no nos quiten el apoyo porque abocarían a la muerte a los barrios y que podamos colaborar y decidir”, incide el dirigente de la Asociación Boulevard de Elviña, Abel Caballero, mezclando las dos reivindicaciones. “Queremos todo para el comercio pero con el comercio, no como se ha hecho hasta ahora”, apostilla.

para templar los nervios
Su compañero de Distrito Mallos, José Salgado, hace hincapié en el asunto de las ayudas económicas. “Lo más necesario es que no quiten los conciertos que tienen y que paguen a tiempo porque con lo que está pasando ahora y los planes que tienen se generan nerviosismo y dudas”, destaca.
De igual forma piensa la presidenta de la entidad de Paternidad-Sagrada Familia, Noemí Ferreiro, que ve preciso que “se cobren los convenios antes. “El de este año 2016 nosotros aún no lo cobramos”, lamenta, y la situación es la misma en muchos barrios. Tan solo a la FUCC se le adelantó el 80% y aún así no fue suficiente.

El pequeño comercio demanda a la Marea que mantenga los convenios y abra un diálogo real este año