“No se ha hecho el deslinde porque es un tema que afecta a quién, a ¿30 personas?”

QUINTANA. ENTREVISTA DOBLE A CONCEJAL DE URBANISMO DE ARTEIXO
|

Alberto Castro es edil de Urbanismo de Arteixo. Entre sus temas pendientes está la legalización de los núcleos costeros o el PGOM.

Rescindieron el contrato con la empresa redactora del PGOM y esta alegó, ¿en qué momento se encuentra el proceso? 
No presentaron factura, pero se está resolviendo si hay que liquidar algo del trabajo hecho, si debemos algo o no.

¿Contratarán a otra empresa? 
Se está redactando el nuevo pliego, que será el mismo pero con matices, para que sean empresas gallegas, en la medida de los posible, que conozcan la legislación gallega y puedan acreditar cierta experiencia en planeamiento en Galicia.

El último plazo que dieron fue 2017, ¿será posible? 
No. No es tanto un problema nuestro como un problema normativo. Nos presentaron la nueva ley del suelo, que está sin publicar, y se nos adelantó que estarán en exposición pública en un mes los nuevos textos de los reglamentos: disciplina, planeamiento y gestión. Los dos segundos afectan de manera directa al plan general. Aunque en dos meses tengamos a un equipo redactor, el trabajo efectivo en suelo urbano no podemos hacerlo hasta conocer los reglamentos y seguiremos trabajando en los núcleos rurales. Estamos a día de hoy en un marco jurídico de cierta incertidumbre.

Entonces, ¿cuándo tendrá Arteixo un PGOM? 
En 2018 sí o sí. Lo que nos adelanta esta ley es que los informes los tendrán que emitir en tres meses y, si no, el silencio es positivo. Si nos ponemos en el caso de que en el mes dos y 29 días nos largan una subsanación, se corregirá en un mes y vuelven a tener otros tres meses para pronunciarse y ahí ya lo tienen que hacer. Entonces, digamos que tres más tres más uno son siete. Hay garantía de que en siete u ocho meses tendremos los informes de las administraciones autonómicas y las estatales, aproximadamente en el mismo plazo. Evita casos tan sangrantes como que Patrimonio esté per sécula seculorum a la espera de un informe. Si contratamos a mediados de 2016, aprobamos en el 17, lo tendríamos en el 18. El plan a lápiz gordo está, falta la parte de cirugía. Un par de infraestructuras, por dónde vamos a pasar la circunvalación de los núcleos: estamos trabajando en Meicende y en Arteixo, en donde depende del peaje de la AG-55, si se liberaliza no hace falta y, si no, habrá que plantear una alternativa a los dos viales.

Con el PGOM, ¿sabremos el deslinde de Arteixo? Porque está paralizado desde 2012... 
El deslinde fue consensuado entre el PSOE y el PP de Paco Vázquez y Manuel Pose de los años 2000. Todo el mundo sabe lo que es de Arteixo y lo que es de A Coruña. Hay tres zonas: en Morás está clarísimo. En el tramo del medio, es zona rústica, digamos que me da lo mismo que tanto me da un metro a un lado o al otro, hay que hacer una línea consensuada sin variar mucho los títulos de propiedad, en Breogán hay cinco o seis chalés que están en Arteixo por el deslinde de 1924, no afecta, es anecdótico. En Meicende, volvemos a lo de antes. Todo el mundo sabe que Alcoa es de A Coruña, que O Petón es de Arteixo, que las Antorchas es de A Coruña y La Artística es de Arteixo.

Y si es tan fácil, ¿por qué no lo hay después de tantos años? 
Porque, ¿a qué porcentaje de la población le afecta un deslinde, a un uno por mil? Serían 30 personas, al resto no le afecta lo más mínimo, es más un tema de ponerse de acuerdo dos ayuntamientos y que la Xunta lo bendiga y concatenar los planes generales porque ahora los planeamientos están solapados.

En el caso de Mafriesa, Medio Ambiente la ha legalizado, pero, al tiempo, hay una orden de derribo del Supremo, ¿cómo se conjugan ambas? 
Es un reconocimiento lo que hace. Mafriesa es un inmueble que ha sido dividido por muros haciendo 28 propiedades. Esta división es la que manda demoler el Supremo. A día de hoy no procede demoler esa división cuando puede ser legalizada. Estamos en la fase número uno: el Estado (Costas) nos reconoce el carácter urbano de ese suelo. El deslinde tiene dos líneas: la que separa lo público y lo privado y otra de protección de 20 en zonas urbanas, de 100 en zonas normales y 200 metros en alta protección paisajística o medioambiental, etc. Van unidas y se hace siempre. Con el reconocimiento de ellos, reconocen el carácter urbano y significa que hay que modificar el deslinde en ese tramo. Después del reconocimiento, nosotros aprobamos que es suelo urbano vía Xunta y punto tercero, solicitamos la modificación del deslinde. 

En el caso de las viviendas pasa lo contrario. En O Portiño se tiró una casa hace poco, cuando se está tramitando la legalización del núcleo... 
Es distinto. Dentro del suelo rústico, hay suelo de protección ordinaria; hay suelos que tienen algún tipo de protección agropecuaria o forestal, que digamos es light; y hay suelos de alta protección: los de aguas, costas, red natura, espacios naturales y patrimonio. Esas cuatro son las de alta protección. O Portiño de Suevos está en alta protección, en costas. La casa se tira porque en los años 90 se paraliza esa obra y el día del derribo la casa estaba sin terminar, 26 años después, una obra, no una casa que no fue terminada, que solo tenía el techo y la fachada: sin instalación eléctrica, sin baños... Se tira por eso, porque viene de una denuncia del año 90 o 91. En Suevos, todas las viviendas que están en la zona delimitada que se envió a Costas que forman núcleo y que a día de hoy tenemos que mirar en la Xunta cómo vamos a resolver, pero, en principio, van a tener solución, no se va a tirar ninguna, la que se tiró estaba a unos 200 o 300 metros del límite del núcleo.

¿Hay pronunciamiento de Medio Ambiente? 
Tenemos pronunciamiento de Medio Ambiente. A ver, en Arteixo nosotros hicimos un único documento con dos partes: una industrial y una residencial. La industrial quedó perfectamente demostrada su existencia y su carácter urbano antes de la entrada en vigor de la ley de costas, entonces nos lo aceptaron de plano. En lo que fueron los núcleos rurales, como no son suelo urbano estrictamente en el 88, nos han sugerido que invirtamos el procedimiento: que vayamos a la Xunta, que delimitemos y que después ellos ya informarán. Por el procedimiento de la transitoria primera están denegados, pero no por el procedimiento de la delimitación previa. Porque la Ley de Costas está hecha para el suelo urbano, y en Galicia existe una realidad que no es urbana. En el caso de Mafriesa tenía los mismos servicios que cualquier industria. ¿Que lo hacían por medios propios? Claro, y quién no en el 88. Dado que la realidad era la misma para todos, ellos reconocen que sí es una zona urbanizada y no por unos cualquiera, si no por el Ministerio de Industria de la época, es una obra estatal. Fue el matadero más grande del norte  y después se hizo el de A Coruña con un enclave mucho peor, porque así están las vacas por la ronda de Outeiro de vez en cuando. 

¿Cuál es la sensación que tiene para legalizarlas? 
El cogollo de casas que hemos delimitado que existían en la foto del 88, esas posiblemente sí. Todo lo que estaba en el 88 vamos a conseguir, yo creo, convencer a todo el mundo. Lo que está fuera de esa delimitación, no. Las casas posteriores al 88 que estén en esa malla, sin problema. Hay cuatro viviendas que pueden caer. Lo saben los propietarios, saben que están disfrutando de algo que no les corresponde. De las antiguas hay dos en peligro. Tampoco podemos usar todas nuestras fuerzas en defender a aquellos que hicieron las obras al margen de la ley, los que la hicieron amparados en la ley estarían un tanto indignados si se saben que nuestros esfuerzos van ahí. Otra cosa es una realidad existente en el 88 que tienen todos sus derechos y tienen que reconocérselos, porque es de ley. Ahora, en el 95 le pararon la obra, y la disfrutó 20 años... Son realidades distintas.

“No se ha hecho el deslinde porque es un tema que afecta a quién, a ¿30 personas?”