España defiende la devolución a Marruecos de migrantes tras su “inaceptable violencia”

Alrededor de 200 inmigrantes subsaharianos consiguieron el miércoles saltar la valla fronteriza que separa Ceuta de Marruecos | EFE
|

El Gobierno de España defendió, en mitad de las críticas de partidos, sindicatos y ONGs, la legalidad de su decisión de devolver a Marruecos los 116 inmigrantes que saltaron la valla de Ceuta el pasado miércoles, un suceso que la vicepresidenta, Carmen Calvo, tachó de “inaceptable” advirtiendo además que “no va volver a consentir”, señaló la número dos de Sánchez. En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, Calvo precisó que la expulsión de este grupo no supone en ningún caso que haya variado “un solo ápice” la política migratoria del Gobierno.
Una política cuyos pilares son el respeto de los derechos humanos y de la seguridad de las fronteras y que siempre cumple escrupulosamente con la legalidad nacional e internacional, pero lo ocurrido el miércoles, que tildó de “inaceptable”, es “una situación completamente distinta” a las operaciones de salvamento en el mar, más aún porque los inmigrantes hicieron uso de “herramientas e incluso sustancias” con las que causaron lesiones a siete agentes de la Guardia Civil.
En su opinión, no es “aceptable el riesgo que corren nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad”, por lo que el Gobierno “no va a mirar para otro lado” en este asunto.
“No es forma de tratar a nuestro país, de forma violenta”, zanjó la vicepresidenta, quien aseguró que las más de cien personas que entraron de manera irregular y “agresiva” fuieron atendidas “jurídicamente una a una, con todas las garantías propias de un Estado de Derecho”.
Con todo, justificó la devolución de estas personas, todas ellas adultas puesto que los menores se quedaron “aquí y se les va a atender como les corresponde” porque obedece a un convenio bilateral de 1992 ya “utilizado en otras ocasiones”, por el que Marruecos debe readmitir a los inmigrantes irregulares si accedieron desde su frontera a España.

“Demagogia”
El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, exigió al Gobierno una política de inmigración “seria y eficaz” y aseguró que lo que se vio hasta ahora “son parches, rectificaciones, cambios de criterio y una política de inmigración demagógica e inconsistente”.
El despliegue del Ejecutivo para atender y acoger inmigrantes ha sido defendido por el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien criticó la “inacción y la poca humanidad” del PP con estas personas durante años.
Amnistía Internacional fue más allá y exigió al Ejecutivo a paralizar las expulsiones exprés que se están produciendo desde España hacia Marruecos al considerar que pueden suponer “una violación de derechos humanos de las personas migrantes y posibles solicitantes de asilo”.
Desde Podemos, el diputado Chema Guijarro consideró “absolutamente escandalosas” las devoluciones colectivas y señaló que “difícilmente se pueden garantizar los derechos humanos” cuando se realizan “con tan poco tiempo de espera”.
UGT se sumó a la “preocupación y dudas” vertidas por las organizaciones humanitarias por la “celeridad en la sustanciación de los trámites” de expulsión, un hecho que calificó de “inusual” y que cree que debe explicar el Ministerio del Interior.. l

España defiende la devolución a Marruecos de migrantes tras su “inaceptable violencia”