Los buzos de la Guardia Civil buscan en las aguas del puerto al joven desaparecido el jueves

Copia de El Ideal Gallego-2017-03-07-008-a59c3e5f
|

Durante todo el día de ayer, buzos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil se zambulleron en las aguas de la dársena de La Marina buscando el cuerpo de Manuel Rodríguez Gómez, el joven de 27 años de Mesía que desapareció en la madrugada del jueves al viernes cerca de la discoteca Pelícano, a escasos metros de distancia. Sin embargo, la búsqueda no obtuvo resultado. 
Tras varias horas inspeccionando el espacio entre lo cascos de los barcos y el agua debajo de los pantalanes, los buzos tuvieron que darse por vencidos cuando comenzó a menguar la luz, y retirarse por lo menos hasta hoy, cuando es posible que vuelvan a sumergirse. Pero es el Grupo de Desaparecidos de la Policía Nacional quien se encarga de la investigación, que por el momento  continúa sin una hipótesis clara. 
El problema es que, como señalan fuentes cercanas, no hay nada que permita sospechar el porqué de su desaparición. Si bien el joven mecánico estaba esa noche de fiesta en compañía de un amigo del que luego se separó, sus conocidos lo califican de muy tranquilo. No sufría tampoco ninguna enfermedad o trastorno. 

un "EY"
Su jefe y propietario del taller, Javier Ramos, que lo califica más bien de “compañero”, reconoce que no se explica qué ha pasado. Fue él, probablemente, quien recibió la última señal de vida de Rodríguez: un escueto mensaje a través de la aplicación telefónica “Whatsapp” en el que solo se podía leer “Ey” y que le llegó a las 06.42 horas de la madrugada del jueves al viernes. 
Ramos reconoce que, a pesar de lo bien que se llevaban Rodríguez y él, el mensaje le parece un poco raro, pero no sabe a qué achacarlo. La desaparición del joven de 27 años durante el fin de semana ya fue angustiosa para sus seres queridos pero, a medida que pasan los días, va a peor. “Tiene que haberle pasado un accidente o algo, es la única explicación”, apunta su jefe.
Los inspectores descubrieron a través de las cámaras de la discoteca que Manuel se fue andando en solitario. La pista se le pierde a los pocos metros, por lo que ahora estudian grabaciones de las cámaras de seguridad de instituciones cercanas, como la Diputación o Correos.

Los buzos de la Guardia Civil buscan en las aguas del puerto al joven desaparecido el jueves