Javier Marías y José María Carrascal fueron los primeros “anfitriones” de la selectividad

|

El Ideal Gallego-2011-06-09-009-701053ca

  p. g. l. > a coruña

  Elegir entre el análisis de un texto de José María Carrascal sobre los derechos de autor en internet u otro de Javier Marías sobre el papel de la mujer en la literatura. Esas fueron las dos opciones que se plantearon a los más de 1.850 estudiantes que ayer, a las diez de la mañana, se examinaron de Lengua y Literatura Española, el primero de los exámenes de las pruebas de selectividad 2011.  
Las retenciones en la entrada del campus de Elviña a las nueve de la mañana marcaron el inicio de la primera de las tres jornadas de controles, que se desarrollarán en las facultades de Informática, Empresas, Filología y Caminos. Y se que esa era la hora a la que estaban convocados los alumnos para explicarles el “modus operandi” y repartir los códigos.
Antes del arranque, los nervios dominaban el ambiente. Algunos bajos los efectos de la valeriana, y otros con el rostro marcado por las ojeras tras haber pasado toda la noche sin dormir gracias a la ayuda de algún que otro “Red Bull”, los estudiantes descubrieron lo que era selectividad con el examen de Lengua, en el que, además del análisis de un texto periodístico, se encontraron con Juan Ramón Jiménez, Machado y la narrativa hispanoamericana de la segunda mitad del siglo XX.

La sorpresa > Tras un examen que los estudiantes calificaron de “fácil” y de un descanso de 45 minos, tocó el turno de demostrar lo que sabían en la segunda prueba: Historia de la Filosofía o Historia de España, según la opción de cada alumno.
Y ahí se produjo la sorpresa. Aristóteles le amargó la mañana a más de uno el año pasado, y este año se presentó de nuevo “sin avisar” en una de las dos opciones del examen de Filosofía. “Siempre cae Platón y hacía tiempo que no salía, por lo que pensaba que tocaba este año”, explicó Pablo López, uno de los estudiantes que ayer realizó las pruebas en Informática. Frente al filósofo griego, Descartes, la otra alternativa, supuso un alivio para muchos. “Se convirtió en nuestro mejor amigo durante unos minutos”, señaló Patricia Teiga, que aseguró que sus profesores les habían advertido de que era uno de los nombres que tenía más posibilidades de salir.

Sin incidencias > Al margen de los nervios de los alumnos –que fueron desapareciendo al superar los exámenes– la jornada transcurrió sin incidencias, salvo algún que otro susto previo a la llegada al campus y la pérdida de algún código. “Por la noche me desapareció el DNI. Tuve que desmontar toda la habitación para encontrarlo.”, relató Noemí López, otra de las estudiantes.
Como curiosidad, una alumna que se encontraba hospitalizada tuvo que ser examinada por una profesora en el Hospital. Por su parte, los estudiantes con algún tipo de discapacidad realizaron las pruebas en Pontevedra.


 

Javier Marías y José María Carrascal fueron los primeros “anfitriones” de la selectividad