Os Castros registra 430 firmas para la instalación de mecanismos que mejoren la movilidad

|

La asociación de vecinos Oza Gaiteira Os Castros presentó ayer en el registro municipal 430 firmas de residentes, que llevan años conviviendo con barreras arquitectónicas y que, en muchos casos, fueron la razón de una mudanza forzada. El presidente del colectivo, Paulo Sexto, critica el “estado lamentable” de las galerías comerciales. 
Y es que la orografía del barrio y las soluciones en forma de escalera empinada imposibilitan a muchos con movilidad reducida llegar al centro de salud o a la oficina de Correos si no es en taxi y esto unido a que la media de edad es cada vez mayor convierten a Os Castros en una encrucijada para el viandante. 
Ante la impasibilidad del Gobierno local, los afectados pilotarán una serie de acciones de protesta comenzando por el listado de rúbricas para exigir un ascensor en la calle de Pintor Vilar Chao ya que, en la actualidad, los vecinos tienen que superar un tramo importante de peldaños: “Pedimos que Jacinto Benavente se adecente”. Otro de los puntos negros es la conexión entre las calles de Laureano Mediante y la Merced, con una escalinata que dificulta el paso de los mayores y no tan mayores. 
Lo mismo ocurre en el área comercial, donde solo resiste un local abierto, y que une la avenida de Oza con la calle de la Merced a través de una angosta cuesta con escalones. 
Además, la infraestructura llama la atención por las pintadas y una situación decadente, que  afecta directamente al pequeño comercio porque difícilmente pueden atraer a la clientela si el entorno no favorece. Paulo Sexto explica que conforme van cumpliendo años, los que tienen su domicilio en el barrio cuelgan el cartel de “se alquila” o “se vende” al ver que su calidad de vida se limita porque la movilidad brilla por su ausencia. 

Medidas
Desde la asociación denuncian todas estas deficiencias y la pasividad del Ayuntamiento por dar soluciones para resolver el problema. Con las más de 400 firmas, pretenden que se tomen las medidas oportunas con el fin de que Os Castros salga de la UCI, una realidad que se refuerza con la presencia de maleza, escombros y basura en rincones como el Corralón de A Gaiteira, para el que se llegó a entregar un proyecto donde la asociación proponía una zona de ocio para niños y personas mayores. 
La calle de José González Chas es también una olvidada y, en este sentido, los que cohabitan con el olvido exigen atención. Sexto indica que de no hacerles caso, se reunirán para plantearse nuevas movilizaciones.
En medio de este paisaje desolador, algunos edificios piden sobre el asfalto una reforma urgente como el número 145 de la avenida de Oza. El representante vecinal ya solicitó en su momento un plan de rehabilitación para que todos los de su especie no acaben derrumbándose: “No se puede jugar con un patrimonio cultural y el Ayuntamiento debería ayudar a los propietarios con medios económicos para rehabilitarlos, dijo Sexto. Sin embargo, escaleras, malas hierbas y bloques con andamios imperan en el 15.006. l

Os Castros registra 430 firmas para la instalación de mecanismos que mejoren la movilidad