Más de la mitad de las llamadas al teléfono contra el maltrato proceden de la provincia

|

La incidencia de la violencia de género sigue siendo uno de los temas prioritarios de la Xunta, con respecto a las políticas sociales. La Secretaría Xeral de Igualdade presentó ayer el balance anual de violencia de género relativo a 2011 y todo apunta a que los datos apenas han experimentado variación con respecto a ejercicios anteriores. No obstante, la secretaria xeral, Susana López Abella, destacó que las acciones para ayudar a las víctimas se han incrementado durante el pasado año.

En cuanto a los datos relativos a A Coruña, un total de 490 mujeres se beneficiaron de órdenes de protección y medidas cautelares, 331 participaron en los programas de atención psicológica, 94 son perceptoras de ayudas económicas, 203 cuentan con un sistema de telelocalización y 42 participaron en cursos de autoprotección.

Uno de las estadísticas más significativas es la correspondiente al Teléfono da Muller, donde se da asistencia a personas que sufren malos tratos, acoso sexual, amenazas o agresiones sexuales, entre otras cuestiones. Como consta en el informe presentado por la Xunta, de las 4.490 llamadas atendidas por el servicio autonómico, 2.322 correspondían a usuarias de la provincia de A Coruña, lo que supone más del 51%. Por detrás le sigue, de lejos, Pontevedra con 1.086 llamadas (24,2%), Lugo con 367 (8,1%) y Ourense con 177 (3,9%). Del total de los usuarios en Galicia, el 87% fueron mujeres, frente al 5% de hombres.

 

Más denuncias > Sin embargo, y pese al aumento de las llamadas y de las prestaciones para atender los casos de violencia de género, desde Igualdade confirman que todavía hay un reto pendiente, y es convencer a las víctimas para que se atrevan a denunciar.

López Abella subrayó que la confianza de las mujeres a la hora denunciar es imprescindible para tener “máis focalizados” los casos de violencia de género y poder prestar ayuda a las víctimas. “As administracións temos recursos económicos e humanos e infraestrutura de acollemento necesaria para axudar esta situación”, puntualizó.

En la misma línea se pronunció la delegada territorial de la Xunta, Belén do Campo, quien indicó que es necesario contar con las denuncias para recabar datos y “poder articular medidas”, en aras de garantizar la protección de las denunciantes y su entorno.

En este sentido, tanto López Abella como Do Campo, se refirieron al caso de las mujeres asesinadas por sus parejas durante el año pasado en Galicia (dos de ellas en A Coruña). Las tres víctimas, de 19, 38 y 39 años, no figuraban entre las personas que durante 2011 presentaron un total de 5.153 denuncias. Una cifra que representa el 3,8% del conjunto de España y que, a juicio del ejecutivo autonómico, debería incrementarse.

Más de la mitad de las llamadas al teléfono contra el maltrato proceden de la provincia