Un mes de la aberrante decisión del 20 de julio

GRAF4920. MADRID, 09/07/2020.- la Secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano el acto de entrega de la beca Vamos ColaCao celebrado en el Centro Superior de Deportes en Madrid este jueves. EFE/Mariscal
|

Ha pasado un mes y nada ha cambiado para el Deportivo, sumido en la incertidumbre por la aberrante decisión que adoptaron el 20 de julio LaLiga, la Real Federación Española de Fútbol y el Consejo Superior de Deportes.

El día en el que iba a disputar en horario unificado la última jornada de la fase regular de Segunda División, las tres instituciones optaron, como dijo el técnico blanquiazul, por un teórico “mal menor” para evitar un “mal mayor” en lugar de buscar una solución que fuera buena para todos. El perjudicado fue el Deportivo. Ese día se suspendió solo su partido con el Fuenlabrada, que había registrado un brote de coronavirus y la jornada se disputó sin ese encuentro. El equipo coruñés dependía de otros resultados y el final de ese capítulo es por todos conocido: ganó, con remontada incluida, el Lugo y también se impuso el Albacete en el campo del Cádiz con un penalti polémico en los últimos minutos. El Deportivo quedó matemáticamente descendido sin haber podido defender su plaza en el terreno de juego.

Los contagios

Después, la investigación desveló muchos otros datos. Para empezar, los contagios en el Fuenlabrada comenzaron el sábado. Ese día el club madrileño conoció el primer positivo, al día siguiente, otros tres. Aún así, el lunes, el Fuenlabrada y LaLiga, que estaba al tanto de todo, decidieron emprender el viaje a Galicia, sin haber avisado previamente a las autoridades sanitarias y sin conocer el resultado de las pruebas a los que se había sometido ese mismo día, a primera hora de la mañana, a los jugadores y resto de miembros de la expedición.

Aterrizaron en vuelo chárter en Alvedro al mediodía y se concentraron en el hotel Finisterre. Allí, a la hora de la merienda, tras recibir el aviso del laboratorio Synlab de nuevos positivos en la plantilla, el club que preside Jonathan Praena, quien también estaba alojado en ese recinto, comunicó a los jugadores que había contagios. Más tarde, lo hicieron a las autoridades sanitarias mientras LaLiga convocaba a la RFEF y el CSD a una reunión de urgencia de la que acabó saliendo el incumplimiento de la circular de la Federación que establecía que la jornada se tenía que celebrar en horario unificado. El Comité de Competición dio el visto bueno a esa medida.

No se presentaron

Paralelamente, minutos después de las siete de la tarde, el Deportivo llegaba a Riazor para disputar el partido. Hubo bengaleo y apoyo popular en la Avenida de la Habana cuando llegó el bus. Dentro del estadio no estaba el Fuenlabrada. No se presentó. En ese momento, el Deportivo aún no sabía el motivo, pero ya estaba corriendo el rumor. Un brote de coronavirus.

El Fuenlabrada tuvo que quedarse en A Coruña por orden de la Xunta de Galicia, numerosos huéspedes del Finisterre cancelaron sus reservas y abandonaron el hotel ante el riesgo a acabar siendo confinados en esas instalaciones. Y, mientras tanto, la jornada empezaba a disputarse. Sin el Dépor-Fuenlabrada, evidentemente y a pesar de la oposición de la mayoría de capitanes de la categoría y de varios clubes que denunciaron haber recibido presiones de LaLiga para disputar sus encuentros. Los que entonces se quejaban, Lugo y Albacete entre ellos, porque podía darse el caso de que un empate entre Dépor y Fuenlabrada salvara a los coruñeses y situara en el playoff a los madrileños.

Pero como los marcadores les favorecieron, se callaron. En el caso del Lugo, su presidente y dueño se ha puesto en primera línea de defensa de Tebas, LaLiga y el Fuenlabrada. Incluso al hacer balance de la temporada del equipo y sin que nadie se lo hubiera preguntado.

Expedientes

LaLiga abrió un expediente que resolvió el juez de disciplina social elogiando al Fuenlabrada y denostando al Deportivo y los políticos gallegos. Por supuesto, archivó la causa. Además, la patronal ha intentado tumbar el expediente que abrió la Federación Española de Fútbol. El Tribunal Administrativo del Deporte permitió que siguiera adelante, aunque todavía no se ha pronunciado sobre si la Federación tiene competencias para juzgarlo.

Juego sucio

Y mientras tanto, el partido se reprogramó para el 7 de agosto. Para rizar el rizo, LaLiga denunció a Álex Bergantiños por un audio a sus compañeros de equipo en el que se refería al encuentro como lo que era, un paripé. Y desde Madrid, se movieron hilos para una operación relámpago, digna de las grandes redada, para detener en A Coruña al capitán, en plena calle. Es el único que ha tenido que prestar declaración por este caso...

Se jugo en agosto

El encuentro de la vergüenza se acabó disputando el 7 de agosto y el Deportivo lo ganó con remontada en los últimos minutos, dejando al Fuenlabrada fuera del playoff de ascenso. El equipo coruñés superó en la tabla al Numancia, pero sigue en descenso. De confirmarse, sería el más caro de la historia en Segunda División.

Descenso disciplinario

El instructor de la Federación ya ha emitido su pliego de cargos con la solicitud de la pérdida de categoría del Fuenlabrada. El Comité de Competición resolverá a finales de mes y queda por delante Apelación y el TAD. El tiempo se echa encima y Tebas quiere comenzar LaLiga sin el Deportivo el 12 de septiembre.

El camino es largo y, por esa vía, todo apunta a que acabará en la justicia ordinaria, que a su vez investiga si por parte de Tebas, LaLiga o el Fuenlabrada se ha cometido algún delito en el viaje del equipo madrileño a A Coruña.

Y el CSD, mientras tanto, guarda silencio. Su tribunal, el TAD, también. Encima de la mesa, la propuesta de la Federación Española de Fútbol de ampliar a 24 los equipos de la categoría de plata, una opción que Tebas descartó. l

Un mes de la aberrante decisión del 20 de julio