Las cámaras inactivas del centro se usarán en la lucha contra la doble fila

Una cámara de la Vía Prioritaria Vigilada, en Fenrando Macías | quintana
|

La alcaldesa, Inés Rey, había prometido esta misma semana que se pondrían en juego todos los medios para luchar contra la doble fila, y lo decía en serio: por primera vez se activarán las cámaras instaladas en distintas calles de la ciudad durante el mandato del Carlos Negreira para controlar la Vía Prioritaria Vigilada (VPV): Juan Flórez, Médico Rodríguez o la avenida de Oza. Son 17 cámaras que nunca habían multado, pero ahora su capacidad sancionadora se pondrá al servicio de la nueva política de tolerancia cero del Consistorio socialista.

Las cámaras, que se pueden distinguir sobre los báculos de los semáforos, permiten multar a los conductores que estacionan en doble fila más allá de unos pocos minutos, sacándoles una foto que remiten inmediatamente a la sala de semáforos de la Policía Local, que decide en última estancia si sancionar o no al conductor. El objetivo era sancionar a cualquiera que aparcara en la VPV, pero nunca llegó a implantarse.

Esta infraestructura, la VPV, fue la respuesta del PP a las quejas de los comerciantes y residentes de la calle de Federico Tapia tras la implantación del carril bus tanto en esa vía como en la de San Andrés: en vez de obstáculos físicos, se pintaba de naranja un carril y se sancionaban los estacionamientos irregulares telemáticamente. El sistema funcionó satisfactoriamente, en opinión de los populares, que se dispusieron a expandirlo por otras vías de la ciudad. Sin embargo, aunque se instalaron las cámaras, no entraron en servicio antes de la celebración de los comicios que auparon a la Alcaldía a Xulio Ferreiro y a la Marea Atlántica.

Toda la plantilla policial

Durante el anterior mandato, estas cámaras, y muchas más, permanecieron encendidas pero inactivas o, como le gustaba describir el anterior concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, “xerando evidencias”. Pero ahora serán los nuevos instrumentos de la Policía Local en la lucha contra la doble fila, una lucha que no solo se limita a los agentes de Tráfico, sino a los de cualquier otra sensación especializada: desde la Policía Tutor (que se encarga de los institutos) a la Patrulla Verde, que vela por el cumplimiento de las ordenanzas medioambientales.

Aunque ya se ponen multas de manera habitual, la nueva política de tolerancia cero tendrá su comienzo oficial el próximo lunes. La alcaldesa sostiene que el estacionamiento irregular parece gozar de “impunidad” debido a la “inexistencia de políticas correctoras”.

Asimismo, especificó que esta campaña “no se trata solo de la doble fila, sino que todos los estacionamientos incorrectos, como pueden ser en los pasos de peatones, encima de las aceras o en la salida de portales también serán sancionados”. Pero a pesar de la severidad con la que los policías tratarán el problema, Rey asegura que serán razonables: “No se trata de parar 20 segundos para que baje una persona (que tampoco se puede) sino de todos aquellos que lo utilizan como estacionamiento de carácter habitual”. l

Las cámaras inactivas del centro se usarán en la lucha contra la doble fila