La ampliación de Alfonso Molina acumula un retraso de varios meses

25 julio 2012 A Coruña.- El puente del Apóstol vuelve a colapsar la salida de la ciudad por Alfonso Molina
|

La inversión del Ministerio de Fomento en A Coruña se pone en tela de juicio una vez más después de que el senador socialista y antiguo alcalde, Javier Losada, recibiera del Gobierno la respuesta de que todavía no hay proyecto, ni presupuesto, ni plazos para la ampliación de Alfonso Molina. La obra debe ensanchar la principal vía de entrada y salida de la ciudad en un carril por cada sentido entre Ponte da Pedra y Palavea. Y debía comenzar este mismo año, según aseguraba el alcalde, Carlos Negreira, en octubre.
Desde el Ayuntamiento han replicado que el proyecto está en redacción y que por tanto no ha comenzado a licitarse ni se han comenzado los expedientes de expropiación. La noticia frustra las expectativas creadas el 20 de marzo de 2013 se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) a exposición pública el proyecto a través de Demarcación de  Carreteras de Estado en Galicia. Entonces se esperaba que el proyecto constructivo estuviera listo a finales del año pasado. Es decir, que acumula un retraso de varios meses sobre el calendario fijado.
Negreira anunció en octubre que se estaban comenzado los trabajos preliminares a la actuación en el firme de la calzada y la pasarela de Pedralonga que, junto con la ampliación de la avenida, está contemplada para este año. “La contratación está en marcha, igual que el proceso de expropiación (será necesario expropiar a 49 personas)”, indicó el alcalde, que apuntó además que la concesionaria de las autopistas había comenzado las gestiones pertinentes para la obra.
Y es que no es el Gobierno, sino Autopistas del Atlántico la que financiará dos obras fundamentales para descongestionar los accesos a la ciudad: la ampliación de Alfonso Molina y la construcción del vial 18, la carretera que unirá la propia AP-9  con la Tercera Ronda. El acuerdo se remonta a diciembre de 2012.

elevada densidad
La ampliación de Alfonso Molina se justifica por la elevada densidad de circulación que soporta diariamente esta vía y que, a pesar de que ha disminuido en los últimos años, sobre todo desde que comenzó la crisis, todavía llega en algunas jornadas hasta los 145.000 vehículos.
Y por el momento, la avenida seguirá  siendo la principal vía de acceso a la ciudad hasta que no esté completa la Tercera Ronda (el enlace de Lonzas-A Zapateira y la conexión entre el tramo estatal y el urbano de la autovía a la altura de As Rañas) que también avanza con un considerable retraso con respecto a los planes previstos en su día.
El proyecto permitirá actuar sobre un tramo de 2,5 kilómetros. Las obras consistirán en la ampliación de la avenida de tres a cuatro carriles en cada sentido de circulación, y la remodelación y reordenación de los enlaces existentes. También incluye la construcción de cuatro estructuras, dos de ellas de tipo pérgola para salvar el oleoducto existente en el trazado. Además de la pasarela peatonal de Pedralonga, el proyecto contempla la construcción de otros dos pasos elevados más. 

La ampliación de Alfonso Molina acumula un retraso de varios meses