Más de 1,7 millones de vascos están llamados hoy a votar, por primera vez sin la violencia de ETA

ETA anuncia el cese de la violencia
|

El 20 de octubre de 2011, la organización terrorista ETA anunció una decisión histórica largamente esperada, la del abandono “definitivo” de su “actividad armada”, cinco décadas y más de 800 muertos después de su creación.

Un año después, los vascos –más de 1,7 millones están llamados a las urnas– vivieron la jornada de reflexión de las primeras elecciones autonómicas sin la amenaza de ETA y con todas las sensibilidades políticas en liza, incluida la izquierda abertzale a través de la coalición EH Bildu.

Aunque la mayoría de las asociaciones de víctimas y algunos sectores políticos mantienen sus reservas hasta que la organización entregue las armas y se disuelva definitivamente, el hecho de que ETA no haya hecho ningún movimiento operativo en ese año ha convencido a la mayoría, incluidas las Fuerzas de Seguridad, de que la decisión de abandonar la violencia es “irreversible”.

Una determinación, la de callar las armas, que, como en otras ocasiones, ha supuesto importantes beneficios electorales para la izquierda abertzale, que aguarda a la jornada de hoy con fundadas esperanzas de convertirse –merced a la alianza con otras formaciones nacionalistas como Aralar y EA– en la segunda fuerza política del País Vasco, según apuntan todas las encuestas.

Mientras, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu envió ayer a prisión al etarra Jon Iñaki Pérez Aramburu, detenido el viernes en Irún (Guipúzcoa), quien no tiene causas pendientes en España, sino en Francia, país al que no será entregado inmediatamente porque se negó a ello ante el magistrado.

Pérez Aramburu cuenta con una orden de detención emitida por Francia por pertenencia a ETA y tiene pendiente una condena de tres años de prisión. n

 

Más de 1,7 millones de vascos están llamados hoy a votar, por primera vez sin la violencia de ETA