La Rosaleda sigue sin flores dos años y medio después de su replantación

Los arcos permanecen casi por completo desprovistos de flores | quintana
|

La Rosaleda de los jardines de Méndez Núñez continúa presentando una imagen muy similar a la de antaño, carente de flores, a pesar de que hace dos años y medio se llevó a cabo una actuación que buscaba que recuperase sus flores características.

El anterior equipo de gobierno puso en marcha en agosto de 2017 una actuación de regeneración de La Rosaleda con la que se buscaba una mejora de su aspecto. El presupuesto de esta intervención fue de 81.544 euros y los trabajos se prolongaron durante cuatro semanas.

El proyecto contemplaba diversas acciones entre las que destacaba la plantación de 3.700 rosas, tanto de suelo como trepadoras, y manteniendo las que estaban en buen estado. Además, se plantaron nuevos macizos perimetrales, se completaron los macizos circulares centrales de cada parterre y se plantó el central norte. El plan también incluía mejoras en pavimentos, bordillos papeleras y otro mobiliario.


3.700 rosas
se plantaron en agosto de 2017, cuando se llevó a cabo una actuación de recuperación del espacio

Sin embargo, la imagen actual de La Rosaleda sigue siendo muy similar a la de aquel momento y los arcos característicos permanecen prácticamente desprovistos de plantas y flores.

Esta situación no pasa inadvertida para los responsables de la Concejalía de Medio Ambiente, que ya trabajan en el estudio de la situación que presenta este jardín histórico y que en un futuro próximo debería ser objeto de una nueva intervención.

En este caso se tratará de una regeneración integral que abarcará íntegramente todo el espacio de los jardines de Méndez Núñez. El Ayuntamiento prevé llevar a cabo un proyecto global, aunque con características determinadas para cada una de las partes de esta zona verde del centro de la ciudad.

Así, se está llevando a cabo un estudio detallado del estado de estos jardines, incluida una planimetría y el análisis del estado de los ejemplares vegetales que hay en todo Méndez Núñez.

Esta zona no se encuentra tan dañada por los efectos del botellón como otras partes próximas, en las que la tierra se encuentra muy compactada y no oxigena adecuadamente por los efectos que tenía hasta hace unas semanas causados por cientos de jóvenes consumiendo alcohol, orinando y arrojando desperdicios a las especies vegetales.

En este proyecto integral de regeneración tendrá un papel protagonista la Concejalía de Medio Ambiente, pero también otras como Bienestar Social o Cultura. El objetivo del Gobierno local es que los jardines de Méndez Núñez lleguen a ser declarados Bien de Interés Cultural (BIC).

En cualquier caso se tratará de una intervención con carácter plurianual y de la que aún se desconocen los pormenores que la definirán ya que todavía está en fase de estudio.

La Rosaleda sigue sin flores dos años y medio después de su replantación