La Consellería do Mar advierte del riesgo de consumir marisco ilegal de la ría de Cee

|

24-1

  manuel sambade > cee

  Decenas de furtivos esquilman sistemáticamente la ría de Cee-Corcubión pese a estar cerrada por causa de la peligrosa marea roja y las toxinas que provoca y sin tener en cuenta los graves daños que puede ocasionar a los consumidores.
De la importancia del problema dan fe las cifras de incautaciones a lo largo de los meses de marzo, abril y mayo en la ría facilitadas por la Consellería do Mar, que hablan de 503 artes incautadas, entre ellas un vehículo; 311, 68 kilos decomisados de producto, preferentemente almejas y de la realización de un total de cuatro advertencias por probado furtivismo, pero sin apertura de expediente sancionador y de 36 denuncias tramitadas con apertura de expediente sancionador.
A este respecto, desde la Consellería do Mar advierten de que, por causa de la marea roja que los afecta, el consumo de moluscos de la ría de Cee-Corcubión, que llega a los mercados procedente del furtivismo, constituye “un verdadero delito contra la salud pública” puesto que estos bivalvos no son aptos para el consumo.
Cuando cae la noche en Cee y, aprovechando la marea baja, decenas de figuras provistas de las más variadas indumentarias, y calzando botas de agua, se internan en la ría para proceder a la diaria recolecta de todo tipo de bivalvos para su posterior venta o autoconsumo.
La escena del sistemático esquilme de la ría, de tan cotidiano, ya no llama la atención de los viandantes que recorren el paseo marítimo de Don Pepe Sánchez en Cee, un recorrido al que el gracejo popular ha rebautizado como la “ruta del colesterol”, por ser las largas caminatas el remedio recomendado por los galenos del hospital Virxe da Xunqueira a sus pacientes para luchar contra el mal.
El dato de la visibilidad de los furtivos, por anecdótico que pudiese parecer, es harto revelador: ya no temen mostrarse a plena luz y, con total impunidad, proceden a saquear una ría cerrada por aviso de marea roja y que, por causa de los altos niveles de contaminantes que posee el lecho marítimo de la misma, especialmente hidrocarburos y fecales, está clasificada como zona C por el propio Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia (Intecmar).

Más vigilancia > Esta clasificación supone que tanto las almejas como los berberechos de la ría no pueden ser comercializados en fresco por el riesgo que para la salud supondría su consumo y, por ello, el marisco obtenido de la misma solo puede ser consumido previa cocción, aunque siempre con garantías sanitarias.
José Domínguez, patrón mayor de Corcubión, manifiesta a este respecto que “se deben incrementar los servicios de inspección pesquera de la Consellería do Mar, para reducir las pérdidas, tanto económica como de imagen del producto, que ocasiona en el sector la práctica del furtivismo”.
Ante esto indica con rotundidad que “el turista que se intoxique con marisco de nuestra ría, o de cualquier otra, no se va a plantear si la culpa fue de los furtivos o no, simplemente pensará que mejor no consumir marisco en Galicia. Luego, por desgracia, pasará lo que ha pasado con la crisis de los pepinos, y será la ruina para los que verdaderamente respetan las vedas y actúan legalmente, respetando las medidas sanitarias”.
Al respecto de las causas del incremento de ilegales, Domínguez considera que el principal motor de tal situación es “la actual crisis económica, que ha disparado la práctica del furtivismo en nuestras costas”.


 

La Consellería do Mar advierte del riesgo de consumir marisco ilegal de la ría de Cee