Un estudio universitario señala que una de cada cinco naves está sin actividad

El centro comercial Dolce Vita, abandonado desde hace años, ofrece un aspecto desolado | patricia g. fraga
|

Todo el mundo entiende que el estallido de la burbuja inmobiliaria generó un grave problema de infraestructuras, que se condensa en el lema “Gente sin casas, casas sin gente”. Pero es difícil determinar la gravedad del problema por la falta de datos, muchas veces ocultos por entidades interesadas. Por eso el grupo de profesores universitarios Empty Coruña se ha pasado año y medio recolectando datos y ha llegado entre otras conclusiones, a que afecta a algo más que a la vivienda. “Unha de cada cinco naves industriais na Coruña están sen actividade”, señala Plácido Lizancos, arquitecto y director del proyecto.
Lo saben porque han estudiado la ciudad y sus alrededores y contado uno a uno los 2.000 elementos que se hallan en estado de abandono. Ya sean simples superficies como solares, edificios de viviendas vacíos y en proceso de degradación (de los que contabilizaron 400) o estructuras singulares, como el Dolce Vita, que a pear de los continuos rumores de compra permanece a día de hoy igual de vacío y silencioso, convertido en el mayor perdedor de la carrera por la construcción de centros comerciales que vivió la ciudad durante la burbuja económica que impulsó el ladrillo.
Un efecto desigual
“Non é igual en todos os polígonos da área”, advierte Lizancos. En A Grela y Pocomaco, el impacto es mayor que en otros, con casi el 20% de las naves sin actividad económica, lo que indica que el despegue no ha sido tal o que no se está afectando a los polígonos comerciales. En general, “a dimensión do problema é grandísima, gigantesca; patología severa. Pero non é que non a teñan outras cidades”. Hay que tener en cuenta que no solo el número es importante para medir la actividad económica. El tamaño de las naves o del propio parque comercial también resulta relevante. “Nun polígono vello, pode haber moitas naves pequeñinas, e o impacto cuantitativo parece brutal. Pero é un impacto relevante”.
No es que los edificios se abandonen, es que los proyectos comerciales que los albergaban simplemente fracasan, señalan desde Empty Coruña. De todos modos, hay que señalar que la ciudad se encuentra en mejores condiciones que muchos polígonos del área metropolitana aunque existan otros que gocen incluso de mejor salud, como es el caso del Espírito Santo, que se encuentra ocupado al 90%, según los datos recabados.
No solo hay que culpar a la crisis económica de lo ocurrido. “Tamén hai unha crise demográfica, unha do sistema productivo...”, señaló Lizancos. Y por supuesto, el problema va más allá de A Coruña, aunque los datos recopilados por el grupo interdisciplinar que él encabeza se centren solo en esta área. Empty Coruña engloba a más de una docena e profesores universitarios de distintas disciplinas, como puede ser Arquitectura o Derecho y cuenta con el respaldo organizativo del Ayuntamiento. Sin embargo, carece de los medios para ir más allá de A Coruña.
“Non chegamos a toda Galicia, pero otros fixeron, como o grupo galego do PSOE que catalogou 50.000 elementos abandonados”, explica Lizancos. Sin embargo, a pesar del aspecto desolador que generan estas estadísticas, el portavoz de Empty Coruña invita a ser positivo. Esperan poder comunicar el resultado de sus investigaciones a toda la ciudadanía para que “nos preguntemos qué nos está pasando”. Para Lizancos, “é unha oportunidade para lucirnos, para pillar folgos e construir un futuro mellor”, abandonando el sistema productivo de crecimiento constante. l

Un estudio universitario señala que una de cada cinco naves está sin actividad