La quiebra de un touroperador afecta a 700 españoles de viaje en el Caribe

varios turistas se bañan en una playa de cancún, en el caribe mexicano efe/alonso cupulz
|

Unos 700 españoles que se encuentran de viaje en el Caribe se han visto afectados por la quiebra del grupo turístico Orizonia, de la que depende el touroperador Solplan y la aerolínea Orbest, y que solicitó este viernes acogerse a la protección que le permite evitar el concurso de acreedores durante cuatro meses mientras negocia con acreedores e inversores.

Orizonia dejó de vender billetes aéreos después de que la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) le retirara la licencia, ya que no ha podido hacer frente al pago de 15 millones de euros al BSP, el banco que paga los billetes aéreos.

De este modo, la suspensión de vuelos por parte de Orbest afecta a unos 700 pasajeros que se encuentran en Cancún y la Riviera Maya mexicana, informó el cónsul español Javier Marañón Cañadas. El diplomático indicó recibió instrucciones de la embajada española en Ciudad de México para atender a los turistas que se encuentran de vacaciones en el Caribe mexicano.

Eduardo Rivadeneyra, portavoz del aeropuerto Internacional de Cancún, informó de que ayer saldrá normalmente hacia Madrid el último vuelo de Orbest, operado por Air Europa, con unos 300 pasajeros.

“Orbest tiene cuatro vuelos a la semana; aún tenemos pendiente que nos informen con qué aerolínea podrán sacar a los pasajeros de los vuelos que estaban programados para los próximos martes y viernes, pero es muy probable que también sea por medio de Air Europa”, dijo por su parte Marañón. Hasta ahora, los vuelos que se han visto afectados por la suspensión de vuelos de Orbest son hacia Cancún, en México, y Punta Cana, en la República Dominicana.

Mientras, cerca de 200 españoles alojados en varios hoteles de la República Dominicana regresarán a España tras aclararse una situación de incertidumbre surgida ante el impago de las facturas por parte de los touroperadores con los que habían contratado sus viajes. Se trata, en la mayoría de los casos, de estudiantes que se encontraban alojados en cinco hoteles de Punta Cana y quienes habían expresado temor de no poder tomar sus vuelos de regreso a España.

Los estudiantes permanecían “atrapados” en sus hoteles debido a que les reclaman pagos de hasta 5.300 euros, según publicó el diario “El Mundo”, para poder dejar sus instalaciones.

El gerente del hotel Natura Park, Jordi Guillaumet, dijo que la situación fue “consecuencia del cese de operaciones de Orizonia”, pero precisó que todos los viajeros reciben atención de los representantes de Iberojet y Solplan, los operadores turísticos con los que estaban contratados los viajes.

“Vamos a reclamar al touroperador, los pasajeros no se van a ver afectados”, señaló Guillaumet, quien confirmó que existen cantidades sin pagar por parte de los touroperadores, aunque no precisó el importe.

Una fuente diplomática destacó el excelente resultado del trabajo realizado por los servicios consulares y diplomáticos, así como la favorable actitud de los hoteles, el apoyo del Ministerio de Turismo dominicano y la colaboración de la compañía Air Europa.

La quiebra de un touroperador afecta a 700 españoles de viaje en el Caribe