Los rebeldes lanzan un contraataque para retener la zona oriental de Alepo

A boy holds a crossed out image of Syria's President Bashar al-Assad during a protest against Russia's role in Aleppo, across the street from the Russian Embassy compound in Shaab, Kuwait, December 14, 2016. REUTERS/Stephanie McGehee
|

Uno de los grupos rebeldes del este de Alepo anunció ayer que ha puesto en marcha un último contraataque para evitar perder la zona oriental a manos del Gobierno sirio, que ya controla cerca del cien por cien de la ciudad. 
Zakaria Malahifji, de la milicia opositora Fastaqim, contó que sus hombres habían comenzado una acción militar para defender las pocas zonas que aún seguían bajo control rebelde, de apenas un par de kilómetros cuadrados. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos y un testigo indicaron que un coche bomba explotó en el suroeste de la Ciudad Vieja.
El régimen de Bashar al Asad anunció el martes la conquista del este de Alepo y aseguró que, por virtud de un acuerdo con los rebeldes auspiciado por Rusia y Turquía, permitiría que huyeran hoy en el marco de una tregua.
Sin embargo, el alto el fuego no se respetó y los ataques aéreos y sobre el terreno continuaron, lo que frustró la evacuación de la zona este de Alepo.
Sin embargo, horas más tarde, el Gobierno y los rebeldes sirios llegaron a un nuevo acuerdo para  la evacuación.
“Se ha alcanzado un nuevo acuerdo que comenzará a implementarse en las próximas horas”, dijo Abdul Salam Abdul Razak, portavoz militar de Nour al Din al Zinki, uno de los grupos armados de la zona rebelde de Alepo. 
Según datos de la ONU, en la parte este quedan 50.000 civiles y 1.500 combatientes. 
Una fuente del Gobierno confirmó el acuerdo sobre Alepo e indicó que, a cambio, se evacuará también a los 15.000 civiles que hay en las localidades de Foua y Kefraya, en Idleb, asediadas por los rebeldes. La oposición siria confirmó este extremo.
Mientras, las tropas del régimen de Bashar al Asad hicieron nuevos avances en su ofensiva sobre la zona este de Alepo, si bien aún quedaba un reducto opositor al cierre de esta edición. 
Las fuerzas gubernamentales consiguieron adentrarse a última hora de ayer en el barrio de Sukkari, arrebatando la mitad a los grupos armados que desafían a Damasco. 
Mientras, el número de civiles muertos o heridos por armamento explosivo en la ciudad siria de Alepo se ha triplicado este año comparado con 2015, según datos de la organización Acción contra la Violencia Armada (AOAV, en inglés).
Los datos de la AOAV, una organización benéfica con base en Londres que estudia la violencia en el mundo desde 2011, muestran el impacto de los explosivos en Siria. La organización ha registrado un aumento del 56 por ciento en el número de muertes y lesiones debido a explosiones en Siria, entre enero y noviembre de 2016. El año anterior, el número de víctimas fue de 7.697 comparado con las casi 12.000 de este año en el mismo período. 
En la ciudad de Alepo, el número de civiles muertos y heridos aumentó de 2.094 el año pasado a 7.266 en 2016, es decir, subió un 247 por ciento.
En cuanto al número de víctimas en Siria por explosivos lanzados desde el aire se elevó un 44 por ciento, mientras que en Alepo pasó de 875 a 3.358. n

Los rebeldes lanzan un contraataque para retener la zona oriental de Alepo